Fitch ha confirmado la Fortaleza Financiera de MAPFRE SEGUROS GUATEMALA (MAPFRE SEGUROS), otorgándole una calificación de ‘AA’, con perspectiva ‘Estable’ a escala nacional. Por otro lado, la agencia de calificación también ha confirmado la Fortaleza Financiera del INSTITUTO NACIONAL DE SEGUROS (INS) en ‘AAA’ a largo plazo en moneda local, con perspectiva ‘Estable’ a escala nacional.
Entre los factores claves de la calificación para MAPFRE SEGUROS GUATEMALA, la agencia ha considerado el soporte de sus accionistas que, como explica, se muestra en el apoyo patrimonial, técnico, comercial, de control de riesgos, en su liderazgo en la participación del programa de reaseguros y en general, de mejores prácticas del negocio asegurador; la notable mejora en la rentabilidad técnica en los últimos años (aunque advierte que el ratio combinado dista mucho del de la industria -97,9% vs 92,9%- por lo que debe mejorar su desempeño técnico a largo plazo); el apalancamiento elevado pero estable; el buen perfil de balance; y su considerable exposición al riesgo.

En su informe, los analistas de Fitch detallan que la calificación podría verse afectada “frente a un cambio negativo en la calificación internacional de su accionista o un cambio en la disposición de su accionista de proveer soporte, este último factor considerado de baja probabilidad de ocurrencia”. Por el contrario, una mejor calificación estará supeditada a la consolidación del resultado técnico con un ratio combinado promedio igual o mejor al promedio de la industria, aunado a menores niveles de apalancamiento, entre otros factores, de acuerdo a la agencia.

En cuanto al INS, el informe valora los robustos niveles de capitalización; los holgados niveles de liquidez, que otorgan flexibilidad a la aseguradora para reaccionar oportunamente al entorno competitivo; el adecuado programa de reaseguros; y las oportunidades de mejora en la rentabilidad técnica, donde el INS “cuenta con retos importantes” orientados a mejorarla, aprovechando el creciente entorno económico. En este último aspecto, la agencia espera que con la puesta en marcha del Hospital del Trauma, se presenten mejoras en la siniestralidad de algunas líneas de negocio. Otro factor considerado en el informe es la disminución de los ingresos financieros frente a la prima devengada retenida, situación sobre la que advierte que “tendrá un impacto directo sobre la rentabilidad de la compañía en caso de prolongarse”.

Así, Fitch advierte de que “movimientos de calificación negativos podrán provenir de una significativa reducción en la capacidad de generación interna de capital de la compañía”, lo que podría deberse a un sostenido deterioro en su desempeño técnico. Asimismo, señala que “la calificación de la compañía podrá verse impactada negativamente en caso que sus niveles de apalancamiento experimenten desviaciones significativas ante un deterioro en su nivel de capitalización; esto, atribuido a menores niveles de rentabilidad, menor proporción de resultados reinvertidos a partir de 2015, o por una mayor demanda de recursos por parte de sus subsidiarias”.