Fitch afirma en un reciente informe que el Big Data será cada vez más importante en la rentabilidad y competitividad de las aseguradoras y, a largo en plazo, en sus calificaciones crediticias. Con unos rendimientos de las inversiones a la baja y la alta competencia en el mercado, “la gestión de la rentabilidad es clave para las aseguradoras” afirma la agencia.
Fitch cree que, con el uso de grandes datos, las entidades serán capaces de reducir el fraude, tener más precisión para fijar los precios y controlar mejor la distribución, obteniendo con ello “una ventaja competitiva vital”. Las compañías más lentas en adaptarse a este tema pueden perder ingresos y su posición en el mercado.

El análisis de grandes datos se utiliza ya ampliamente en los seguros de Autos, por ejemplo con los dispositivos telemáticos que hacen un seguimiento del kilometraje y de hábitos de frenado de los conductores, lo que permite a las aseguradoras a ajustar las tarifas de cada póliza para reflejar la información actualizada de estos factores de riesgo. Recuerda la agencia que, de acuerdo a los informes de Ptolemus Consulting Group, las aseguradoras europeas vendieron 4,6 millones de pólizas telemáticas en 2014, con un incremento del 240% desde 2012.

Ahora, el Big Data está empezando a estar más presente en los seguros de Salud. “Las aseguradoras pueden ofrecer a los tomadores productos como las pulseras que supervisan su actividad física y que proporcionan, de esta manera, datos que los precios refleja con mayor precisión el perfil de riesgo individual de cada cliente”, indica Fitch.

De igual manera, algunas aseguradoras utilizan grandes volúmenes de datos para evaluar a sus intermediarios a través del análisis, por ejemplo, del volumen, el valor y la persistencia de los negocios. “Esto les permite optimizar sus canales de distribución para maximizar la rentabilidad, que puede variar de forma significativa por el canal o intermediario individual. Utilizando el seguimiento en tiempo real, las aseguradoras pueden identificar inmediatamente los picos de ventas por producto o intermediario que puede indicar bajo-precio o negocio mal vendido, permitiendo una acción correctiva rápida”, se concreta en el informe.