GraficosInforme de WILLIS RE

El impulso que habían registrado los aumentos de precios en el mercado de reaseguro sin siniestros se ha disipado durante las renovaciones de las coberturas de Daños frente a catástrofes de los meses de junio y julio; incluso, en algunos casos, las tarifas disminuyeron, según remarca el último informe de WILLIS RE.

  • Por ejemplo, se subraya que, aunque en la mayoría de las cuentas de Daños sin pérdidas en Florida los precios eran estables, algunas experimentaron descensos de hasta un 7,5%, a medida que se intensificaba la competencia por este negocio.

    Asimismo, las líneas de reaseguro más allá de Daños para catástrofes han visto resultados variados para las renovaciones de mediados de año y los índices de siniestralidad originales se han deteriorado debido a años secuenciales de reducciones de tarifas o a una alta actividad de siniestros.

    El bróker identifica tres tendencias que han marcado estas renovaciones:

    • Exceso de capital, que da lugar a un excedente de capacidad tanto en los mercados tradicionales como en el de valores vinculados a los seguros (ILS).

    • Estabilización de las estimaciones de pérdidas por catástrofes naturales para 2017, que por lo general se mantienen por debajo de las proyecciones iniciales.

    • Actividad de pérdida benigna hasta ahora en lo que va de ejercicio.

    Nueva normalidad

    Juntos estos tres factores están impulsando la aparición de una “nueva normalidad” en la tarificación del reaseguro de catástrofes y las entidades han comenzado a reaccionar, remarca WILLIS RE. “Algunos han recortado costes mientras que otros están revisando activamente la rentabilidad de cada pieza de negocio en sus carteras y, dados los resultados, responden en consecuencia”, añade. 

    En última instancia, se considera que este enfoque resultará beneficioso, ya que promueve una disciplina que garantiza que los compradores reciban apoyo estable y a largo plazo de contrapartes financieramente seguras, pero todavía puede resultar en desafíos para algunas empresas. Por ejemplo, dado que el énfasis de los reaseguradores se está desplazando desde el crecimiento de los ingresos más altos a la pura rentabilidad y control de la suscripción, algunas compañías pueden reconsiderar su estrategia, poniendo en peligro algunas relaciones con los titulares de las coberturas. “Es probable que la nueva normalidad de precios también afecte a las fusiones y adquisiciones, ya que los adquirientes ejercen una mayor cautela y los vendedores ajustan sus expectativas de precios”, se indica en el informe.

    “Los operadores de riesgo tradicionales se enfrentan a un intenso imperativo de responder a la nueva normalidad con un modelo de negocio ajustado. Las compañías proactivas están aplicando un rigor mucho mayor para asegurar la rentabilidad de cada línea de negocio que aceptan. La diversidad y la contribución de las líneas marginales ya no las hace aceptables si no pueden obtener un rendimiento adecuado”, concluye James Kent, CEO Global de WILLIS RE.