Esta idea giró como principal aliciente en un foro organizado por CESCE y El Economista, en el que todos los participantes coincidieron en destacar que nuestro país tiene hoy una “oportunidad inmejorable para convertirse en el principal socio comercial externo de América Latina”.

Aseguró, además, que en países como Brasil, México, Chile, Colombia, Perú y Argentina esta ventaja competitiva “se intensifica y los retornos son más seguros”.

En la misma línea el director de Negocio Internacional del Banco Santander, Jaime Uscola, aseguró que el crecimiento de la economía española en los últimos años “ha convertido a España en un foco de atracción de capital y en una plataforma para las inversiones en Latinoamérica” y defendió la necesidad de iniciativas públicas para incrementar el tamaño de las pymes españolas para eliminar las desventajas competitivas respecto a sus competidores de otros países a la hora de generar recursos.

Potenciar la cultura de acercamiento

En el foro también intervino el presidente de Taim Weser y de la Cámara de Comercio de Zaragoza, Manuel Teruel, quien recordó que España tiene ventajas culturales y lingüísticas para implantarse en la región y pidió el impulso de las autoridades españolas el impulso de una televisión con información de calidad en castellano para América Latina, con objeto de generar una “cultura de acercamiento”. Objetivo este para el que pidió también la implicación de las universidades españolas para recibir estudiantes internacionales y convertir España en el centro del aprendizaje de nuestro idioma.

Por último, el director financiero de CAF, Antonio García Zarandieta, advirtió de la necesidad de destinar más recursos del Estado para mejorar la posición competitiva de las empresas españolas porque España “tiene que ganar influencia económica en Latinoamérica frente al Pacífico”.