Mapa de riesgo político de MARSH

Los principales riesgos políticos a los que se enfrentan las compañías e inversores en 2017 son: el incremento de partidos ultra-nacionalistas y anti-sistema en Europa, la caída del precio de las materias primas, los riesgos asociados a los cambios de gobierno en diferentes países, el aumento del proteccionismo, el terrorismo y la incertidumbre sobre las economías emergentes.

MARSH acaba de publicar el Mapa de Riesgo Político 2017, que señala las principales amenazas geopolíticas a las que se enfrentan las compañías multinacionales. En el caso de España se cumplen estos pronósticos políticos: la puntuación riesgo país (CRS por sus siglas en inglés) que se nos otorga es de 68,80, principalmente, explica el informe, por el Gobierno posiblemente inestable por falta de mayorías, irrupción de partidos populistas, riesgo separatista de Cataluña y riesgo post Brexit.

Los sectores españoles que más han sufrido este tipo de riesgos son muy diversos: como el agrícola, el de los hidrocarburos, las infraestructuras, las telecomunicaciones, el sector aéreo o el sector eléctrico.

“En este complicado entorno operacional en el que nos encontramos, las empresas necesitan identificar y evaluar los eventos de riesgo político que podrían afectar a su negocio y adaptar sus estrategias hasta que reflejen el posible impacto de tales amenazas”, explica Santiago Herrero, especialista en Riesgo Político y de Crédito de MARSH.

Grecia es el país con mayor riesgo político de la Eurozona

Junto a estas puntuaciones dadas a España, el bróker alerta de que Grecia es el país con mayor riesgo político de la Eurozona; según el mapa, la puntuación de riesgo político es de 54,60.

Para Francia el CRS es de 72,30, principalmente por los partidos, la reducción de inversión pública, el desempleo juvenil -que ya provocó revueltas-, los ataques terroristas y el auge del nacionalismo. Además de unas inminentes elecciones en mayo 2017.

El CRS de Italia es de 66,50 por la influencia de los partidos euroescépticos y antisistema aunque sin visos de lograr poder o sacar al país de la eurozona; la recapitalización de la banca; la reforma de la ley electoral y la competitividad.

Portugal mantiene su CRS en 68,50 por el desempleo, un gobierno en minoría, el riesgo de que la ideología económica populista gane terreno frente a la realidad del país y las peticiones de Europa; si prosigue aumentando el déficit de los inversores dudarán de su capacidad para pagar la deuda, por lo que puede sufrir un incremento de los intereses.

Riesgo político en los emergentes

El riesgo político parece seguir tendencias geográficas en los mercados emergentes, especialmente en el Norte de África y Oriente Medio, donde la inestabilidad socioeconómica y los conflictos y guerras civiles continúan afectando a países como Siria, Sudán, Sudán del Sur, República Centroafricana y Yemen.

Las compañías deberían dar mayor importancia al enfoque que adoptan ante el riesgo político de las zonas en las que operan, puesto que puede causarles una interrupción de negocio, problemas en la cadena de suministro, barreras comerciales, daños materiales y, en el peor de los casos, hasta la vida de sus empleados.

 

Uruguay, el país más estable de América Latina

Dentro del Top 10 países de mayor inversión española, según el ICEX, el 60% pertenece a la OCDE. De estos países, el informe destaca que en Uruguay el ratio de riesgo es 62.40. El mapa lo califica como el país más estable de América Latina en cuanto a estabilidad social y marco normativo. Aún así, se advierte sobre el posible riesgo de desestabilización de la consolidación fiscal y el incremento del crimen.

Por otro lado, en Estados Unidos, el riesgo político tiene una nota de 77.30. La elección de Trump ha supuesto la mayor sacudida al orden político del país de los últimos años. El hecho de que cuente con un Congreso Republicano puede ayudarle a introducir en la agenda sus políticas de American First, pero tendrá que equilibrar su intención de ampliar el crecimiento presupuestario con sus políticas fiscales conservadoras. Además, tendrá que luchar con un Senado Demócrata. Esto le puede hacer adoptar políticas más pragmáticas y asumir el “peso de la realidad”. No obstante, Trump puede hacer uso de Órdenes Ejecutivas para provocar importantes cambios en muchas áreas, incluyendo la Inmigración y el Comercio.