"Es muy probable que en los próximos meses veamos un evento relacionado con un ataque cibernético que afecte seriamente a las aseguradoras", afirma en una entrevista Graeme Newman, director de innovación de CFC Underwriting. "Una combinación del amplio alcance de WannaCry con la fuerza destructiva de Petya bastaría para costar a las aseguradoras cibernéticas algo así como 2.500 millones de dólares, o sea un año completo de ingresos brutos por primas en el mercado".