entrevista-fides-web-Holcombe

“Costa Rica ha avanzado en un sistema regulatorio con el que las aseguradoras han lidiado para lograr el crecimiento de sus operaciones”

Aunque se piensa que el sistema costarricense de seguros se abrió al mundo en 2010, realmente no fue “hasta finales de 2011 cuando arranca la dinámica de competencia con la participación de varias compañías y una oferta diferenciada”, corrige Kevin Lucas Holcombe, presidente de la Asociación de Aseguradoras Privadas de Costa Rica (AAP): “De 2014 a 2015 las compañías privadas pasaron de tener una participación del 36% al 40% del mercado en seguros personales, excluyendo los obligatorios, que aún están en manos de la aseguradora estatal. Y en seguros de daños generales el aumento fue del 14% al 18% en ese mismo periodo”, desgrana en esta entrevista. “Costa Rica ha desarrollado un avanzado sistema regulatorio que, día a día, se fortalece y con el cual las compañías han tenido que lidiar, a la vez que trabajan fuerte para lograr el crecimiento de sus operaciones, uno de los cambios más grandes a los que nos hemos enfrentado en estos años”, reconoce.

Sobre las virtudes de la apertura del mercado destaca que son muchas, entre ellas “una oferta más grande, variada y adaptada a las necesidades de la población, especialmente en segmentos que estaban excluidos y ahora cuentan con seguros autoexpedibles y masivos, con tarifas bastante asequibles”. “Estamos a la vanguardia en comparación a otros mercados de la región”, asevera.

De cara al futuro, los cambios regulatorios, con tendencia a una supervisión basada en riesgos, será el gran reto, al que se suma que las “compañías de seguros tendrán que reinventarse buscando nuevos canales de distribución y reforzando la tecnología”. También habrá que enfocarse hacia “una mayor eficiencia a través de economías de escala, mejoría en procesos de colocación de pólizas, expedición y administración”, concluye.

‘Actualidad Aseguradora América Latina’ (en adelante ‘AAAL’).- El mercado asegurador costarricense es relativamente joven, así como la asociación, ¿cuáles son los hitos más destacados en la historia de la asociación y sus objetivos de partida? ¿En qué han variado con los objetivos actuales de la AAP?

Kevin Lucas Holcombe.- La Asociación de Aseguradoras Privadas de Costa Rica fue fundada en 2012 como una instancia de representación de las compañías privadas que estaban comenzando a incursionar en un mercado que se acababa de abrir a la competencia mediante la Ley Reguladora del Mercado de Seguros de 2008. Recordemos que el mercado de seguros se mantuvo como un monopolio del Estado desde 1924 hasta 2008, con la promulgación de la Ley 8653, Ley Reguladora del Mercado de los Seguros.

Un año después, las tres primeras aseguradoras privadas recibieron la autorización para operar en el país y ya para 2010 inició la competencia en la colocación de primas en el mercado. Por otra parte, la Ley Reguladora del Contrato de Seguros entró en vigor en el año 2012.

Es en este contexto, con nuevas compañías abriendo mercado y aprendiendo del país, en plena producción de la normativa legal, en un proceso de fortalecimiento institucional del ente supervisor y ante un actor muy dominante del mercado, que surge la imperiosa necesidad de compartir un espacio de análisis, propuestas y acciones en la promoción del desarrollo equilibrado del nuevo mercado de seguros.

Como resultado tenemos una AAP joven pero fuerte, que representa a las compañías privadas, con la participación del nivel de gerencias generales en su Junta Directiva, que goza de prestigio y reconocimiento en su papel representativo de la industria. La asociación se ha consolidado en su etapa de seguimiento a los temas normativos y técnicos para avanzar hacia nuevos objetivos como la promoción de la cultura de seguros y protección del consumidor.

‘AAAL’.- ¿Qué proyectos relevantes está desarrollando este año la AAP? ¿Qué objetivos se ha marcado para 2017?

Kevin Lucas Holcombe.- Definitivamente, el seguimiento a la implementación del modelo de Supervisión Basada en Riesgo que impulsa la Superintendencia General de Seguros, SUGESE, y la regulación que le enmarca ha sido el tema principal de este año.

Aunado a ello, los cambios en la normativa contable, en el manejo de riesgos en tecnologías de la información, así como la implementación del Gobierno Corporativo y la puesta en marcha de la plataforma de información en línea con el ente supervisor, han sido los focos de atención de la industria y del trabajo desarrollado en la AAP.

Otro de los retos de la industria en Costa Rica es la capacitación de profesionales y técnicos en materia de seguros pues, hasta hace pocos años, quienes tenían preparación para ello trabajaban exclusivamente en la aseguradora estatal. Por eso, hemos emprendido un programa que incluye cursos y talleres de carácter técnico, dirigidos tanto a las aseguradoras como a los intermediarios y otros actores del mercado.

Otro de los puntos fuertes sobre los que estamos trabajando este año con gran compromiso es en la organización del XXVI Congreso de Aseguradores de Centroamérica, Panamá y el Caribe, que se llevará a cabo del 20 al 23 de noviembre en San José. Esperamos la participación de más de 550 ejecutivos del más alto nivel representando las principales compañías del sector y confiamos en que será un exitoso encuentro de negocios y de actualización académica para todos los actores de la industria regional.

De cara a 2017 tendremos la implementación del modelo de SBR para todas las compañías, lo cual representa un cambio radical en las relaciones con el ente supervisor. En este campo, la AAP tiene el reto de apoyar a sus afiliadas en el manejo de los cambios que impone el nuevo modelo. Por otra parte ya tenemos a la vista la regulación en materia de riesgos catastróficos y lo correspondiente a transparencia y disciplina de mercado.

Concretar propuestas para el crecimiento de la industria ante un consumidor más capacitado para tomar decisiones, es uno de los campos más atractivos de trabajo para el nuevo periodo.

Sumar a ello el desarrollo tecnológico que debemos promover, frente al acceso casi generalizado de la población costarricense en internet en dispositivos móviles, es también un gran desafío.

‘AAAL’.- Desde la apertura del mercado, hace tan solo seis años, ya se cuenta con 13 compañías, ¿cómo ha evolucionado el sector estos seis años y qué ha supuesto esta apertura para el país?

Kevin Lucas Holcombe.- Es importante destacar que esa fecha no marca realmente el inicio de la competencia en el mercado costarricense, pues no es sino hasta 2010 cuando se vende la primera póliza de una compañía privada con inversión extranjera en el país. Realmente podemos afirmar que es hasta finales del 2011 cuando arranca efectivamente la dinámica de competencia con la participación de varias compañías y con una oferta diferenciada.

De 2014 al 2015 las compañías privadas pasaron de tener una participación del 36% al 40% del mercado en seguros personales, excluyendo los obligatorios que aún están en manos de la aseguradora estatal. Y en seguros de daños generales el aumento fue del 14% al 18% en ese mismo periodo.

Por otra parte hay que considerar que Costa Rica ha desarrollado un avanzado sistema regulatorio que día con día se fortalece más y con el cual las compañías han tenido que lidiar a la vez que trabajan fuerte para lograr el crecimiento de sus operaciones.

Esto no es solo uno de los desafíos más importantes a los que nos enfrentamos; sino también ha sido uno de los cambios más grandes que hemos experimentado a lo largo de estos años.

‘AAAL’.- ¿Contempla la entrada de nuevas aseguradoras en el mercado? ¿Qué atractivos tiene el mercado para la inversión extranjera?

Kevin Lucas Holcombe.- El desarrollo del negocio de los seguros está relacionado con el crecimiento de la economía del país y, aunque no podríamos vaticinar la incorporación de nuevas aseguradoras, sí se incrementará la competencia entre las empresas que están participando actualmente del negocio, debido a que el mercado de los seguros ya se estabilizó y está gozando de cierto grado de madurez.

Por otra parte, los fuertes requerimientos de capital para la constitución de compañías nuevas en Costa Rica, la avanzada regulación relativa a la región y la fuerte competencia local, también nos hacen pensar que el mercado no va a crecer en cuanto al número de compañías de seguros.

Oportunidades de expansión en gastos médicos corporativos e individuales y seguros de caución

‘AAAL’.- A grandes rasgos, ¿qué líneas de negocio y productos han tenido un mejor comportamiento en lo que va de año? ¿Y las que peor están evolucionando?

Kevin Lucas Holcombe.- A julio de 2016, los seguros de automóviles son los que presentan un mejor desempeño a lo largo del año, con un monto cercano a los 98.124,3 millones de colones en primas; seguidamente tenemos los seguros de vida que rondan los 63.217,2 millones y, los seguros de accidentes y salud han logrado captar 53.845,7 millones en el mismo período.

Si comparamos estas cifras con los del mismo período del año anterior, se nota un crecimiento importante, principalmente en los seguros de vida, de accidentes y salud, los cuales presentaron incrementos que rondaron el 30,9% y el 15,7%, respectivamente.

‘AAAL’.- ¿Están surgiendo en el país nuevos productos adaptados a las necesidades actuales de la población? ¿Cuáles cree que ganarán mercado en el futuro?

Kevin Lucas Holcombe.- El crecimiento en la cantidad y variedad de productos que se ofrecen al mercado en los últimos seis años ha sido impactante. En julio de 2010 SUGESE registraba 185 productos y en julio de este año hay 669.

Con ello se demuestra que la apertura a la competencia ha provocado una oferta más grande, variada y adaptada a las necesidades de la población, especialmente en segmentos que estaban excluidos y ahora cuentan con seguros autoexpedibles y masivos, con tarifas bastante asequibles.

A futuro considero que las que tienen mayor potencial de crecimiento para las compañías privadas son los obligatorios de riesgos de trabajo y automóviles, ya las empresas privadas empiezan a interesarse en incursionar en estas líneas de negocios que actualmente solo ofrece la aseguradora estatal.

Esto sucede porque hasta este año se emitió la normativa que permite tener las reglas claras para desarrollar estos negocios. Es sin duda una oportunidad importante pues representan una tercera parte de las primas totales del mercado.

Vemos oportunidades de expansión en el nicho de gastos médicos corporativos e individuales, al igual que en seguros de caución.

‘AAAL’.- El mercado ha registrado cambios en condiciones generales y tarifas en el seguro de automóviles; de hecho, el Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA) subirá de precio para todos los vehículos del país en 2017 ¿podría valorar este aspecto?

Kevin Lucas Holcombe.- Los seguros obligatorios en Costa Rica representan una tercera parte de las primas totales del mercado costarricense. Dentro de esta cifra se encuentran incluidas los Seguros Obligatorios de Automóvil.  Hasta la fecha, estos seguros han sido manejados exclusivamente por la compañía estatal.

Como en la mayoría de países, cada día hay más vehículos, sin que la red vial aumente al mismo paso, resultando en una mayor densidad de vehículos en las calles y eso impacta la siniestralidad de forma negativa. Manteniendo esta tendencia año tras año, se espera que el costo el seguro obligatorio continúe al alza.

Referente a la tarifa del seguro obligatorio, recientemente se anunció que para el 2017 tendrá un aumento, el cual se justifica como resultado de un estudio realizado por la compañía estatal y la aprobación de los cambios en la tarifa aprobados por parte del regulador.

Crecimiento en la cantidad de intermediarios y canales de venta

‘AAAL’.- ¿Cuáles son los principales canales de venta? En este sentido, ¿cuál es la apuesta tecnológica en cuanto a distribución que se hace desde el Seguro costarricense? ¿Están ya adaptadas las compañías a las nuevas tecnologías?

Kevin Lucas Holcombe.- El otro efecto interesante de la apertura ha sido el crecimiento en la cantidad de intermediarios y canales de venta. Por ejemplo, en julio de 2010 existían únicamente tres agencias corredoras y para julio de este año suman 25. De 2010 a la fecha hemos crecido hasta llegar a más de 1000 agentes de seguros, 379 corredores de seguros, 80 operadoras de seguros autoexpedibles, y 2 proveedores transfronterizos; todo ello significa dinamismo, crecimiento y libertad de elección para el consumidor.

El mundo empresarial y comercial evoluciona constantemente y las empresas de seguros no son la excepción; y aunque nuestros principales canales de venta siguen siendo los intermediarios, los corredores y los agentes de seguros, esto no quiere decir que estemos rezagados en el campo de las nuevas tecnologías y la innovación.

En Costa Rica las aseguradoras iniciaron operaciones optimizando todas las oportunidades tecnológicas para aumentar la colocación de primas y la eficiencia y el control de costos.

La distribución de los seguros masivos (autoexpedibles), así como la incursión de bancaseguros en éste negocio, gracias a las plataformas tecnológicas con las que cuenta el sistema financiero costarricense, son prueba fehaciente de que no solamente nos hemos adaptado a las nuevas tecnologías, sino que también estamos a la vanguardia en comparación a otros mercados de la región.

La apuesta futura en el país es continuar aprovechando la eficiente plataforma tecnológica de servicios financieros del Banco Central de Costa Rica llamada SINPE, que permite el cobro de prima directamente a cuentas bancarias y tarjetas de crédito del país.

‘AAAL’.- Hace dos años crearon el Centro de Defensa del Asegurado (CDA), ¿qué objetivos querían cumplir con su creación? ¿Cómo ha sido su evolución en estos dos años?

Kevin Lucas Holcombe.- De hecho, la creación del Centro de Defensa del Asegurado (CDA) es uno de los proyectos más relevantes y exitosos de la AAP.

La normativa de Costa Rica requería que cada compañía creara su propia instancia del asegurado. En nuestro caso particular, propusimos a las autoridades un proyecto en el cual pudiéramos homogenizar criterios bajo un ente que prestará el servicio a las aseguradoras afiliadas a la AAP.

Así es como nace el CDA en junio de 2014 con un primer objetivo: Proporcionarle al consumidor de seguros una instancia, objetiva, transparente, externa e independiente, que atienda y resuelva posibles quejas y reclamaciones que se le presenten en relación a lo actuado por una compañía de seguros.

Un alto porcentaje de los casos atendidos tienen resolución inmediata, por tratarse de consultas generales o porque las compañías resuelven a favor del asegurado.

A esta oficina se le otorgó total independencia de las aseguradoras y de la Junta Directiva de la AAP, pues aunque está adscrita a la asociación como un órgano administrativo, actúa bajo acuerdos de estricta confidencialidad con las compañías afiliadas y al amparo de los lineamientos de SUGESE.

Como un segundo objetivo, no menos importante, el CDA es una fuente directa de retroalimentación para la industria. El desarrollo de una atención ajena a la operación diaria de una compañía de seguros, permite visualizar herramientas de mejora en función de las necesidades del cliente.

Con ello se facilita la aplicación de los principios de autorregulación, pues el constante monitoreo del comportamiento de la industria ofrece claras señales para la implementación de buenas prácticas con el afán de promover un mercado que respete los derechos de los consumidores de seguros.

‘AAAL’.- El riesgo de envejecimiento y la situación de los sistemas de pensiones está dando mucho que hablar en los distintos países latinoamericanos. En su opinión y en concreto en Costa Rica ¿cuál es la problemática del sistema pensional en su fase de ahorro y de desahorro? ¿Qué otros retos tiene por delante?

Kevin Lucas Holcombe.- En Costa Rica consideramos que el tema de pensiones está bastante desarrollado. Con el Régimen Obligatorio de Pensiones Complementarias, por Ley, todos los empleados dependientes o asalariados cuentan con un régimen de capitalización individual. Lo cual, para el mercado asegurador resulta muy atractivo y da la oportunidad de desarrollar productos complementarios a estos fondos de pensiones. Por las limitaciones de comercialización que tienen las operadoras de pensiones, el mayor reto que tienen las aseguradoras está en el ofrecimiento de los productos a esta población.