El pasado 27 de febrero se conmemoraron los cinco años del terremoto del 27 de febrero de 2015, una de las mayores catástrofes que ha debido enfrentar la industria aseguradora a nivel mundial, explican desde la Asociación de Aseguradores Chilenos (AACH) que han querido recopilar la experiencia en el libro ‘8,8° Richter: El Mayor Desafío de los Aseguradores Chilenos’.
Durante la presnetación se tuvo como orador principal al expresidente de la República, Sebastián Piñera, quien expresó sus vivencias a cargo de la reconstrucción, las dificultades y la rápida acción de apoyo por parte del rubro de aseguradores de Chile.

El terremoto de 2010 fue el cuarto sismo más oneroso en la historia de los seguros en el mundo: 222.416 denuncias, indemnizaciones por más de 6.200 millones de dólares, que a diciembre de ese año se habían liquidado casi en su totalidad, lo que ha sido valorado por la Federación Interamericana de Empresas de Seguros, haciendo un reconocimiento mundial a la Asociación Chilena de Aseguradores por su excelente gestión en el 27F, señala la Asociación en su página de Facebook.

La presentación contó con la presencia del presidente de la AACH, José Manuel Camposano y su vicepresidente ejecutivo, Jorge Claude; la senadora Jaqueline Van Rysselberghe, el ex Ministro de Vivienda, Rodrigo Pérez Mackenna y el ex Presidente, Sebastián Piñera, entre otras importantes figuras del mundo político y privado.

El presidente de la AACH, José Manuel Camposano, quiso dar cuenta la envergadura del terremoto a nivel de industria aseguradora. Recuerdó que el desafío del terremoto: “La industria debió sortear una prueba de fuego”. Camposano aborda próximos desafíos: existe “la necesidad de entrar conciencia y asegurar los bienes públicos”.

“La resiliencia mide la capacidad para recuperar su normalidad”

Por su parte, Piñera quiso destacar y mostrar sus vivencias y acciones emprendidas durante el terremoto: “La resiliencia mide la capacidad de un pueblo, de un país, para recuperar su normalidad”, comenzó destacando en su discurso. Según señaló, más de 1,3 millones de chilenos habían perdido sus viviendas y una de cada tres escuelas fueron destruidas o gravemente dañadas, por lo que “la industria de aseguradores de Chile también tuvo que enfrentar un tremendo desafío, ya que 222.000 denuncias de siniestro. La respuesta de los aseguradores de Chile fue notable”.

Quiso matizar que “la reconstrucción tenia también un sentido humano” ya que “había que construir un nuevo sistema de alerta temprana y protección civil”. Piñera concluyó explicando que “tanto la industria del seguro, como la sociedad chilena, como el gobierno de Chile, estuvimos a la altura de los desafíos”.