En un plazo de dos meses, la Superintendencia Nacional de Salud (Susalud) tendrá funciones de atención médica y también se creará un tribunal para resolver apelaciones en segunda instancia, según ha anunciado la superintendente, Flor de María Philipps. En una entrevista para Gestión indica que “antes las denuncias recibidas por diferentes mecanismos la Superintendencia Adjunta de Promoción y Protección de Derechos podrá realizar intervenciones inmediatas a través de la Defensora de Salud”. Esta actividad se extenderá a todo el país, ha asegurado.
Al respecto ha señalado que “sancionar es el fracaso del sistema, ese no es nuestro objetivo, sino garantizar acceso a una prestación de salud con calidad, oportunidad y aceptabilidad”.

De María ha indicado que el organismo también atenderá las quejas contra compañías de seguros y Afocat en la medida en que están vinculadas directamente al sistema de Salud. Aun así, indica que “vemos el cumplimiento de los contratos de seguros, pero del contenido del mismo la responsabilidad es de al Superintendencia de Banca y Seguros”.

Hay que recordar que Susalud es un nuevo departamento desde hace un mes cuando sustituyó al pasado Sunasa. Ahora el organismo, dependiente del Ministerio de Salud, contará con tres superintendencias adjuntas: de Promoción y Protección de Derechos, de Supervisión y de Regulación y Fiscalización.