Teniendo en cuenta el nivel actual de evolución digital, los ‘smart contracts’ o contratos inteligentes, que utilizan el blockchain u otra tecnología similar, deberían ser frecuentes dentro de tres años en toda la industria de servicios financieros, incluidos los seguros.