El volumen de primas del mercado asegurador creció un 20,4% hasta septiembre. Sin embargo, las ganancias del sector se redujeron un 35,4 %, al ubicarse en 571.000 millones de pesos (298,1 millones de dólares). Desde la Federación explican que aunque las condiciones del mercado han cambiado, algunos aseguradores creen que este año no será fácil alcanzar el nivel de utilidades obtenido en 2012, cuando sumaron 1,12 billones de pesos (584 millones de dólares).
Desde Fasecolda explican que, al cierre de septiembre, la industria aseguradora colombiana registró unas ganancias de 571.000 millones de pesos, poco más de la mitad de lo alcanzado durante todo 2012. Gran parte de esos menores resultados se explica por la difícil coyuntura registrada en el mercado entre mayo y julio pasados. Los resultados de las aseguradoras a septiembre pasado se sitúan 35,4% por debajo de los reportados en igual periodo de 2012, según el balance preliminar que entrega Fasecolda.

Este año, las mayores ganancias fueron registradas por las aseguradoras de Vida que reportaron unos 531.000 millones de pesos (277,2 millones de dólares), mientras que en las generales la utilidad fue de 197.000 millones (102,8 millones de dólares).

Por su parte, las compañías dedicadas al ramo de la seguridad social tuvieron un balance en rojo de 158.000 millones de pesos (82,4 millones de dólares). Los aseguradores confían en que el último trimestre de 2013 sea tan dinámico como en años anteriores, cuando se dispara la demanda por los seguros. Al cierre del tercer trimestre la colocación de primas marcaba un crecimiento del 20,4% anual.

LA SINIESTRALIDAD, ESTABLE

En el informe que presentó el gremio de las aseguradoras se destaca que la siniestralidad mantiene tasas de crecimiento estables sobre el 12%. Entre tanto, hasta septiembre pasado, la industria había tenido que pagar un poco más de 5,9 billones de pesos (3.080 millones de dólares) a los asegurados en Colombia en concepto de los diferentes siniestros ocurridos.

Para esa misma fecha, las compañías aseguradoras que operaban en el país tenían activos por más de 42 billones de pesos (21.928 millones de dólares), un 12,8% más que un año atrás.