En 2010, PwC comenzó a desarrollar una serie de análisis sobre las tendencias que se desarrollaría en el mercado asegurador y cómo sería este en 2020. La consultora entrevistó a más de mil directivos y ejecutivos del sector a lo largo de todo el mundo con el objetivo de ir publicando en distintos informes las principales conclusiones. Desde entonces se han publicado a los largo de cuatro año varios estudios hasta llegar al punto medio del camino.
“Ahora estamos entre 2010 y 2020, pensamos que sería útil revisar los avances que hemos visto y que muestran diferencias frente a nuestras proyecciones iniciales, así como mirar adelante, hacia las principales tendencias que veremos en los próximos cinco años, e incluso más allá”, detalla el informe titulado ‘Seguros 2020: La necesidad es la madre de la reinvención’.

¿Dónde estamos ahora? “El Seguro se encuentra en un momento crucial ya que se enfrenta al impacto de las nuevas tecnologías, los nuevos modelos de distribución, el cambio de comportamiento de los clientes y unas normativas locales, regionales y globales más exigentes”, asevera el informe, que añade que “para algunas compañías estos acontecimientos son una fuente potencial de irrupción en los negocios”.

Por ello, desde la consultora retoman los datos de la última encuesta global realizada a los CEO de la industria de seguros en la que se pone de manifiesto que estarán más afectados ante estas posibles irrupciones en sus negocios frente a a los reflejado por los directivos de cualquier otro sector comercial. Esto pone sobre la mesa la necesidad de una reevaluación estratégica y la posible reorientación de los negocios. No obstante, para otro gran grupo de encuestados el cambio ofrece ventajas competitivas.

“Observamos un indicio revelador del estado de ánimo mixto dentro de la industria”, señala el informe, ya que mientras que casi el 60% de los CEO de seguros encuestados ven más oportunidades que hace tres años, casi la misma proporción (un 61%) observa más amenazas. Se observan oportunidades a largo plazo para las aseguradoras son evidentes en un mundo en el que las personas vivirán más tiempo y tiene más riqueza para proteger sus bienes, señala PwC. Pero a su vez, puntualizan, también está atrayendo competencia tanto desde dentro de la industria de seguros como de una serie de nuevos participantes que vienen de fuera del mercado asegurador.