En el caso de condiciones económicas estresantes más allá de nuestros escenarios de base y teniendo en cuenta los recientes anuncios políticos, Fitch considera que estos riesgos son manejables, incluso, afirma la agencia, para las instituciones más afectadas por los riesgos económicos y/o políticos potenciales.

No obstante, Fitch considera que el riesgo de liquidez por cancelaciones de pólizas y potenciales retiros de ahorros es un factor de riesgo, pero un riesgo primario a la baja para las aseguradoras mexicanas. Esto podría afectar el crecimiento de las primas y los niveles de reservas.

Sin embargo, las tendencias de crecimiento del sector asegurador mexicano se encuentran dentro de las expectativas de Fitch para el primer semestre de 18 meses. Según datos preliminares de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), El crecimiento secuencial de las primas en el 2T18 fue de 8,0% (un 12,6% incluyendo el efecto de PEMEX

bianual), impulsado principalmente por los productos de vida y automoción, que representan el 42% y el 20%, respectivamente, de las primas suscritas en el mercado de seguros.

Por otro lado, según detalla el informe, el mayor efecto negativo en el sector de los seguros desde las recientes elecciones ha sido el de cancelación anticipada del seguro de vida y salud de los altos ejecutivos del gobierno como parte de una mayor política de reducción de costes. Mientras que esto representaría aproximadamente el 2% de las primas del sector, podría reducir beneficios adicionales como el seguro individual de separación (SSI).

Cómo potenciar la penetración del Seguro

A parte del panorama político, el sector de seguros mexicano ha estado históricamente expuesto a los desastres naturales, junto con una baja penetración de los seguros, de aproximadamente el 2,6% del PIB. Fitch cree que la penetración mejorará con más innovación y/o personalización de los seguros lo que debería ayudar a que la industria sea más accesible para la población de México. A este respecto, la AMIS ha propuesto un plan para ampliar la penetración en el mercado de los seguros. El plan se ocupa de la gestión pública de riesgos en siete áreas clave: salud, jubilación, desastres naturales, industria automotriz, prevención de robos, protección a las víctimas de accidentes automovilísticos, política de gestión de riesgos agrícolas y públicos.

Por otro lado, el sólido marco regulatorio mexicano basado en el riesgo ha demostrado ser efectivo durante los últimos años, recuerda la agencia. Además, el mercado utiliza modelos de capital basados en el riesgo, la suscripción conservadora y los niveles de reserva adecuados. Fitch sigue espera un crecimiento moderado, de capital y de reservas estables para apoyar los ratings. Sin embargo, la rentabilidad debería seguir estando algo presionada por los siniestros asociados a los desastres naturales de 2017, así como un aumento de los robos de automóviles.