“El sector asegurador ha demostrado no solo ser un sector fiable para sus clientes, cumpliendo sus compromisos pese a la crisis económica y sin necesitar recursos públicos, sino que, además, lo ha hecho manteniendo la estabilidad en el empleo directo, ya que las plantillas medias se han mantenido estables durante todos estos años, sin realizar grandes ajustes en las mismas”, valora la asociación respecto a la evolución de situación laboral en la industria aseguradora.

La Encuesta de Población Activa (EPA), incluyendo no solo el empleo directo, adjudica al sector asegurador una cifra global de empleados en el entorno de los 135.000 puestos de trabajo, recogiendo incluso un incremento en 2013.

Empleo estable y mejor retribuido…

Desde UNESPA se destaca en particular que la tasa de temporalidad del Seguro es “de las más bajas de la economía española”, pues el 97,1% de los empleados tiene contrato indefinido, es decir, “la tasa de temporalidad es inferior al 3%, casi diez veces menos que la media de la economía española”.

En el trabajo, que recoge una radiografía del trabajador del sector asegurador y su evolución, también se muestra que la plantilla del Seguro es una de las más elevadas de la economía, con más de 12 años de antigüedad, además de tener unos salarios medios que también se sitúan en la banda alta de retribuciones, con un coste total por empleado de 3.020 euros mensuales, según la Encuesta de Salarios del INE.

… y con más presencia femenina

Otra cuestión que también se destaca desde UNESPA es que el empleo femenino en el sector se ha multiplicado por cuatro veces y media desde 1987, prácticamente el doble que la evolución que ha tenido este empleo en la economía general.

El avance de este capítulo de la Memoria Social del Seguro está disponible en la página web de UNESPA.