El mercado asegurador actual vive “la mayor contracción que ha tenido en su historia”, asevera Antonio Huertas, presidente de MAPFRE. “Basándonos en las cifras de ICEA, se observa que el mercado está reduciendo de manera importante su dimensión, por un problema de ajuste. Los resultados son magníficos en el mercado asegurador, la eficiencia y el control de gestión que tienen las compañías españolas es muy bueno y ha hecho que los márgenes hayan tenido que trasladarse a los precios”, explica el directivo. “De manera que la competitividad es tremenda”, añade. A modo de ejemplo, Huertas parte del seguro más demandado en España, el de Autos “que hoy día comparativamente cuesta un 30% menos que hace diez años”.
El mercado asegurador es estable, pero no es ajeno a la actual situación económica. Antonio Huertas analiza los principales puntos a los que la industria debe hacer frente actualmente en un encuentro organizado por El Confidencial y PwC. Sobre uno de los mayores retos como es el impacto de Solvencia II, revela que “quizás haga falta más capital y lo que exija que algunas compañías de seguros españolas podrían ser absorbidas, fusionadas, o tengan que desaparecer porque no alcancen ese capital, pero esto es sólo una hipótesis”, apunta.

“Sin duda, es una hipótesis que se ha barajado dentro de Solvencia II y seguramente sea una conclusión que se busca, ya que la normativa trata de garantizar que las obligaciones se cumplan y quien no lo haga tengan que desaparecer. Tenemos uno de los mercados más fragmentados de Europa, donde 10 grupos aseguradores concentran más de 70% del mercado, pero donde hay 270 aseguradoras que no llegan ni al 1% en el mercado en la provincia donde operan”.

Cuestionado sobre una posible adquisición de algunas de estas compañías que no cumplan los requisitos, destaca que su grupo no tiene interés en liderar ningún proceso de concentración pero que “está abierto a adquisiciones, abiertos a analizar la posibilidad. Pero lógicamente un mercado con 270 compañías no es viable y sobran muchas”, puntualiza.

Sobre el proceso de internacionalización de MAPFRE, explica que “se ha hecho de manera muy espontánea, con un apoyo cooperativo razonable, pero con una perspectiva muy local. Ha llegado el momento de cambiar eso, de pasar de internacional a global. La estructura societaria no nos perturba, la iremos cambiando, viene de la mano de Solvencia II, calificar nuestra organización y seremos más transparente con nuestro stakholder y con los mínimos que la ley nos permita en esos casos”.

ESPAÑA DAÑADA POR LAS ‘MALAS LENGUAS’

España ha caído dentro del ostracismo y por la falta de comprensión en los ambientes internacionales en estos años, hemos bajado algunas divisiones, lamentablemente algunos grandes medios económicos internacional no han ayudado y han cargado a veces más las tintas de lo debido y también las agencias de rating debido a su falta de perspectiva cuando llegó la crisis trataron ser más papistas que el propio papa. Es nos ha condicionado, incluso se nos ha alertado que si España hubiera seguido peor nuestra deuda o la posibilidad de acceder a los mercados hubiera sido prácticamente imposible. En definitiva, nos ha penalizado todo esto. Pero no pasa nada, porque hemos aguantado bien el tirón”.

En cuanto a la política de dividendos la aseguradora quiere mantener en los mismos niveles que hasta ahora, con una rentabilidad próxima al 5%. Por último, cuestionado sobre Bankia, asevera que “la alianza la hubiésemos hecho siempre. Un modelo de éxito sin duda. El tema ha venido cuando salió a bolsa. Lo hemos apoyado de manera prudente con una inversión prudente. Luego se comportó de manera distinta y lo que hicimos fue vender, no fue relevante y la alianza se ha renovado”.