[ENTREVISTA] – El 20 de mayo, UNESPA presentaba la ‘Memoria Social del Seguro 2013’. Días después, Miguel Ángel Vázquez, responsable ejecutivo de Análisis y Estudios de la organización empresarial, ya afrontaba la primera reunión para la elaboración de la Memoria Social 2014. Condensar en un documento la importante labor del Seguro español y cómo afecta a la sociedad y economía es una labor importante, que se inició con la Memoria de 2003, pero, como cuenta el propio Vázquez, se tardaron unos cuatro años en “consolidar el modelo actual, que suma informaciones estructurales con otras ad hoc en cada anualidad, que permiten que la Memoria se reinvente a sí misma cada año”. Pero, a pesar de la labor divulgativa, considera que seguirá siendo “injustamente tratado en materia de imagen”. Y eso a pesar de que, afirma contundente, imaginarse una sociedad sin Seguro “es un contrafactual implanteable”.
La entrevista del BDS con la colaboración de BCN

P.- La primera Memoria que publicó UNESPA fue la de 2003. Desde entonces, ¿qué ha cambiado?

Miguel Ángel Vázquez.- La Memoria de 2003 fue un trabajo introductorio que, por decirlo así, tenía la idea, pero no tenía el modelo. Hubo una decisión arriesgada, pero, al fin y a la postre, eficiente, por parte de la presidenta. Quienes nos responsabilizábamos del proyecto no queríamos hacer Memoria aquel año 2003, para poder dedicarlo a “pensar”; a consolidar el modelo. Sin embargo, la decisión de la presidenta, con mi voto en contra, fue que la Memoria 2003 se haría, así pues construimos el modelo mientras trabajábamos en él al mismo tiempo. Como digo, a la larga fue mejor esta opción, porque nos obligó a ser eficientes. Tardamos unos cuatro años en consolidar el modelo actual, que suma informaciones estructurales con otras ad hoc en cada anualidad, que permiten que la Memoria se reinvente a sí misma cada año.
Lo que ha cambiado, obviamente, es que ahora sabemos hacer esto mejor que antes y, consecuentemente, podemos plantearnos objetivos más ambiciosos.

P.- ¿Cuánto ha variado desde entonces la percepción que la sociedad española tiene sobre el Seguro? Realmente, ¿ha mejorado visto el comportamiento del sector en estos años de crisis?

Miguel Ángel Vázquez.- El Seguro ha sido, es, y me temo que seguirá siendo, injustamente tratado en materia de imagen. Es cierto que, de veinte años para acá, algunas cosas han cambiado, porque si entonces la mala imagen del seguro estaba alimentada por mensajes, por así decirlo, de ataque (el mito de la letra pequeña es el caso más evidente), hoy la cosa tiene más que ver con el desconocimiento. Por ejemplo, todo el mundo extramuros del sector asegurador, desde luego la opinión pública y la opinión publicada, está muy preocupado con los costes de los rescates financieros, pero desconoce que el Seguro no ha sido rescatado nunca.
La Memoria Social contribuye, quiero pensar, a colmar esas fallas en la información, elevando el conocimiento de aquellos que se acercan a ella sobre la verdadera realidad de la institución.

EL SEGURO, DETRÁS DE LOS AVANCES DE LA MODERNIDAD

P.- ¿Qué pasaría si el Seguro no existiese? ¿Cómo afectaría a la Economía y a la Sociedad?

Miguel Ángel Vázquez.- Es un contrafactual implanteable. La inexistencia del Seguro griparía los mecanismos que conocemos de operativa económica y social. Como ejemplo, quiero recordar que alguna línea aérea que ha quebrado en España lo ha hecho en el preciso momento en el que no podía satisfacer la prima de seguro. Este tipo de datos abonan la afirmación de Winston Churchill de que el Seguro está detrás de los avances de la modernidad. Él ponía el ejemplo de los rascacielos y decía que no existirían de no existir el seguro, porque nadie en sus cabales intentaría levantar una estructura de setenta pisos sabiendo que un incendio puede acabar con ella en cuatro horas. Este ejemplo y el de la línea aérea son el mismo. Las empresas hacen lo que hacen, esto es invertir; y los particulares hacen lo que hacen, esto es consumir, porque existe el Seguro que los protege. El Seguro es la sala de máquinas de una sociedad. No es lo que se ve del barco, pero es lo que le permite desplazarse.

P.- En la ‘Memoria Social del Seguro Español 2013’ se presenta al Seguro como un “proveedor de financiación a largo plazo”, ¿en qué consiste ese papel, tanto en el terreno público como en el privado?

Miguel Ángel Vázquez.- El Seguro busca constantemente fuentes de financiación a largo plazo porque también tiene pasivos a largo plazo, y la coherencia de la gestión financiera solvente aconseja que una promesa a largo plazo se sostenga con una inversión también a largo plazo. El papel de los inversores institucionales como consumidores de activos denominados a plazos largos es cada vez más importante para las economías desarrolladas y, en Europa, ha despertado el interés sobre todo de la Comisión Europea. Proveer de financiación a largo plazo a la Economía permite a esta invertir en escenarios más estables y, por así decirlo, cómodos a la hora de generar rentabilidad. El Seguro es todo lo opuesto a eso que hoy se denomina “financiador buitre” porque, por definición, si sus pasivos están denominados a largo plazo, no tiene urgencia por tener rentabilidad para sus inversiones a los dos minutos de haber invertido. Esto es algo que el agente prestatario, sea el Estado, una empresa o incluso un particular, agradecen.

P.- ¿Qué características tiene el empleo en el Seguro frente a otros sectores?

Miguel Ángel Vázquez.- El empleo del sector asegurador es unas diez veces más estable que en la media de la Economía española, y es uno de los subsectores de la Economía mejor pagados.
Practica el egalitarismo por razón de sexo y está comprometido con objetivos como la conciliación de la vida laboral y familiar. Yo sé que la expresión “empleo de calidad” tiene sus críticos pero, la verdad, le va como un guante a la forma que tiene el sector de hacer las cosas en materia de Recursos Humanos.

P.- ¿Cómo ha reaccionado el Seguro, tanto el de Vida como el de No Vida, ante la crisis y, particularmente, este último año?

Miguel Ángel Vázquez.- Podría decir que como en los años de expansión: con solvencia. Más allá, el sector ha reaccionado tratando de buscar las necesidades del cliente para conseguir que su negocio no saliese perdedor de la obvia restricción de las rentas de los particulares y las empresas que se ha producido con la recesión. Y, a la vista de las cifras, en buena parte lo ha conseguido.

EL SEGURO Y EL BIENESTAR COLECTIVO

P.- En la carta de apertura, la presidenta de UNESPA presenta la Memoria como una invitación a soñar con todas las cosas que podría hacer el Seguro si el entorno fuera otro. ¿En qué ámbitos podría hacer más?

Miguel Ángel Vázquez.- Sobre todo en el campo del bienestar colectivo. Los seguros de Vida y de Salud tienen mucho que decir en las sociedades desarrolladas del siglo XXI, que tienen un problema con la inversión de su pirámide demográfica, pero deben ser conscientes de que “problema” y “condena” son vocablos distintos. Nuestras sociedades no están condenadas ni a ser más pobres ni a recibir peores atenciones. Ninguna de estas dos aserciones es cierta. Lo que hace falta es planificar y usar todos los recursos que la Economía es capaz de generar para afrontar los retos que presenta la evolución poblacional. Eso sí, si seguimos encastillados en la dicotomía público/privado, lo pagaremos.

P.- ¿Qué estrategia de divulgación de la Memoria se va a seguir? ¿En qué ámbitos de la misma se va a incidir más de cara al español medio?

Miguel Ángel Vázquez.- La Memoria hay que despiezarla meticulosamente para hacer posible que la opinión pública tenga la oportunidad de conocer todas sus esquinas. Es un trabajo curioso, porque se consume un año en armarla para luego desarmarla. Pero cualquiera de las dos labores tiene su punto apasionante.

Acceso a todas las ediciones de la ‘Memoria Social del Seguro’ en la web de UNESPA.