El proceso de internacionalización no está exento de riesgos. Trámites legales y administrativos (32%), seguidos por financieros (28%) –derivados de falta de pago de los clientes- o estratégicos (27%) –como la falta de control de los distribuidores de los países de destino- son los principales problemas a los que se enfrentan las empresas a la hora de abordar su internacionalización.

Tal y como apostilló Jesús Martínez Castellanos, consejero delegado de MAPFRE EMPRESAS, en la presentación del estudio ‘La internacionalización de la empresa española. Oportunidades y Riesgos’, para hacer frente a algunos de estos problemas el Seguro es un mecanismo imprescindible y aporta una ventaja competitiva para afrontar los riesgos.

Sin embargo, tal y como revela el informe, solo el 39,6% de las empresas que han salido al extranjero ha contratado de forma directa algún seguro para hacer frente a los riesgos asociados a la internacionalización. El directivo matizó que esto se podría deber a que en muchos casos se desconocen las diferentes coberturas contratadas por las empresas. Antonio García Tabuenca, uno de los autores del estudio, por su parte, remarcó que muchas de las empresas que han participado en el estudio han tenido en algunos casos una exportación muy determinada y pequeña por lo que explicaría la falta de un seguro para casos tan concretos. 

Los seguros más demandados son los de Responsabilidad Civil y los de Crédito. Las empresas que han tenido algún siniestro durante su proceso de internacionalización se muestran satisfechas en el 87,8% de los casos con las soluciones dadas por su aseguradora para solucionar los problemas a los que han tenido que hacer frente.