México. La baja penetración del seguro catastrófico que posee México a pesar de que el país está considerado altamente expuesto a este tipo de eventos ha sido unas de las llamadas de atención que Eduardo Recinos, director senior de la agencia Fitch Ratings, ha revelado en una entrevista concedida a ‘El Economista’. “Sólo un 5% de las familias cuentan con seguro contra accidentes para proteger sus viviendas y menos del 30% de las personas cuenta con un seguro relacionado a sus préstamos hipotecarios”. “El seguro contra catástrofes representa alrededor del 10% de las primas totales del mercado; sin embargo, el crecimiento nominal de primas para el 2014 será de alrededor de 13 y de 10% en términos reales”, afirma el ejecutivo.
“Este crecimiento estaría impulsado principalmente por la esperada recuperación económica y las diversas reformas que entrarán en vigor este año, ya que generarán mayor inversión pública y privada”. Recinos destacó que las sólidas reservas catastróficas y programas de reaseguro han protegido al sector de pérdidas netas potencialmente más grandes. “Si bien el sector asegurador mexicano puede verse presionado por estos eventos, las compañías mexicanas por lo general podrían mitigar su exposición catastrófica con relativa facilidad, ya que cuentan con una exigente regulación relacionada a la acumulación de reservas para contingencias de este tipo”.

La regulatoria de reservas estatutarias para eventos catastróficos permite a las aseguradoras depender más de las reservas y menos del reaseguro catastrófico, y con ello minimizar riesgos de contraparte, contractuales, de encarecimiento y disponibilidad de reaseguro en los mercados internacionales, detalló el representante de Fitch en Centroamérica. “La regulación en México establece sublímites separados para riesgos de terremotos e hidro-meteorológicos (huracanes y tormentas). El requerimiento regulatorio es acumular reservas hasta que las empresas sean solventes para un evento de 1.500 años de recurrencia”. A diciembre del 2013 el sector ha acumulado una amplia base de reservas para riesgos catastróficos alcanzando los 30.713 millones de pesos (2.343 millones de dólares).

PROPUESTA DEL MERCADO ASEGURADOR SOBRE LAS RESERVAS

Por último, el analista comentó que con el fin de poder disminuir el precio de las pólizas, algunas aseguradoras han realizado propuestas a la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) para que se reduzcan de 1.500 años a 500 años los periodos de retorno que deben tomar en cuenta para acumular reservas de riesgos catastróficos.

“Fitch considera que las actuales políticas de mitigación a riesgos catastróficos son apegadas a las necesidades y exposición del mercado, por lo que enfatizamos la importancia de que las prudentes políticas de reaseguro y reservas de riesgos catastróficos se mantengan en el tiempo, pues tienen la finalidad de acumular dinero para que el sector atienda obligaciones frente a catástrofes de gran magnitud”, apuntó.