Los resultados financieros de 51 compañías analizadas por la agencia muestran un ratio combinado medio del 102%, 5,1 puntos por encima del dato de 2016.

“No es de extrañar que una secuencia extraordinaria de tormentas e incendios forestales en la segunda mitad condujera a pérdidas significativamente mayores por catástrofes”, explica Chris Grimes, directivo de la firma. De hecho, 26 compañías del total reportaron en 2017 un ratio combinado superior al 100% en 2017, comparado con 11 compañías con pérdidas de suscripción en 2016.

COSTES DE LAS CATÁSTROFES

La cifra de pérdidas netas por catástrofes del grupo de entidades analizadas se situó en 33,700 millones (9.5% de las primas), en comparación con los 12.900 millones (3.9%) del año anterior, en gran medida relacionadas con los huracanes Harvey, Irma y María, junto con una serie de incendios forestales en California. Los subsegmentos de reaseguros y de especialistas de Florida se vieron particularmente afectados, con pérdidas catastróficas que representaron el 24% y el 11,6% de las primas devengadas en 2017, respectivamente.

La rentabilidad operativa (ROE) cayó casi 200 puntos básicos hasta el 4,6%. Solo nueve compañías reportaron un ROE operativo superior al 10% para el año.


EL RESTO DE GENERAR RENDIMIENTOS ADECUADOS SOBRE EL CAPITAL

“El crecimiento de las primas a corto plazo se verá influenciado positivamente por los aumentos de precios en los segmentos de Daños y Autos y por los cambios en la exposición a riesgos a partir de unas condiciones económicas moderadamente mejores”, anticipa la agencia, si bien matiza que las condiciones de precios competitivas en la mayoría de los segmentos y los bajos rendimientos de los activos invertidos dificultan en el entorno operativo. “Es probable que una mayor proporción de empresas individuales vuelva a obtener beneficios de suscripción en 2018, pero muchas seguirán teniendo el reto de generar rendimientos adecuados sobre el capital”, cierra Fitch.