Chile es un país habituado a sufrir los embates de la naturaleza. Terremotos, salidas de ríos, aluviones, erupciones volcánicas, y ahora lamentablemente, incendios, además de generar graves pérdidas en vidas humanas, provocan cuantiosos daños en el entorno económico, como la destrucción de fuentes de trabajo, lo que en muchos casos, agrava la situación de vulnerabilidad de distintos sectores de la sociedad.

Source: noticias fides