ENTREVISTA

Jorge H. Botero Angulo, presidente ejecutivo de Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda)

botero-angulo-web

“En países como Colombia, en los que la penetración y la densidad siguen siendo bajos, la industria aseguradora crecerá con la disminución de la pobreza y la mejora en los niveles de ingreso de la población. Tendremos un mercado más profundo, con innovaciones en productos, servicios y canales de distribución, pero también con una mayor competencia, que puede venir incluso de sectores diferentes a la industria aseguradora tradicional”. Así augura el futuro del mercado asegurador Jorge H. Botero Angulo, presidente ejecutivo de la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda). En esta entrevista realiza un repaso a una Federación que ha cumplido 40 años y que desde entonces hasta ahora mantiene la misma vocación. Entre los retos y propuestas que tiene el mercado por delante, Botero subraya que “es necesaria una reforma tributaria estructural que contribuya a cerrar el déficit fiscal y a recuperar la competitividad de las empresas que están afectadas por las altas tasas efectivas de tributación. Confiamos en que 2017 será el año para la reforma pensional que el país requiere con urgencia. La industria aseguradora juega un papel preponderante y tiene la mejor disposición para hacer los aportes técnicos que se puedan requerir”.

‘Actualidad Aseguradora América Latina’ (en adelante ‘AAAL’).- Fasecolda cumple 40 años. Como presidente ejecutivo ¿qué balance hace de la Federación en este tiempo? ¿Qué hitos destacaría en su historia?

Jorge H. Botero Angulo.- La Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda, se creó para unificar la representación de las aseguradoras en una sola entidad. Desde entonces y aunque la afiliación es voluntaria, la totalidad de las compañías se encuentra asociada, lo cual constituye una indicación clara de que la institución entrega bienes públicos que la comunidad aseguradora considera valiosos.

Un hito que me gustaría destacar es que desde hace pocos años las compañías de reaseguros que tienen oficinas de representación en Colombia, se encuentran vinculadas a nuestra institución. Este espacio ha facilitado la interlocución entre las reaseguradoras y sus cedentes en asuntos técnicos y normativos de interés común. De esa cercanía depende la interacción ágil, basada en un conocimiento adecuado de la realidad nacional, entre cedentes y cesionarios.

A través de un repaso a los 40 años de mis antecesores destaca William Fadul que le correspondieron tareas políticas muy complejas, además tuvo un papel fundamental en la modernización del sector y de Fasecolda. En 2005 Roberto Junguito asumió la presidencia del gremio en un contexto de crecimiento económico alto, elevados grados de competencia, incremento de la inversión extranjera y fortalecimiento de la regulación y la supervisión de la industria. Fue de gran utilidad para avanzar, en un diálogo fluido con el Ministerio de Hacienda y la Superintendencia Financiera, hacia un régimen más acorde con las tendencias internacionales sobre patrimonio técnico y régimen de reservas.

En el periodo de cuarenta años que transcurre desde la fundación de Fasecolda, las primas reales han crecido a la tasa media anual del 7,1%, mientras que la economía como un todo lo hizo al 3,8%.

Las primas por habitante se han multiplicado por ocho, lo cual explica que mientras ellas equivalían al 1,2% del PIB en 1976, hoy lo sean del 2,7%. Es interesante discriminar el comportamiento del sector entre los amparos obligatorios (Seguridad Social, SOAT, Riesgos Laborales) y los voluntarios (autos, cumplimiento, transporte, responsabilidad civil, incendio y terremoto, entre otros). Mientras los primeros equivalen en la actualidad al 22,5% de las primas anuales emitidas, los segundos pesan el 77,5% de la producción total.

‘AAAL’.- ¿Qué proyectos están emprendiendo en la actualidad la Federación?

Jorge H. Botero Angulo.- Uniendo esfuerzos con la Banca de las Oportunidades y la Superintendencia Financiera, estamos desarrollando un proyecto encaminado a discriminar con rigor los motivos de queja de los usuarios. La información que recojamos permitirá a la industria mejorar la calidad de sus servicios.

El colapso de un conjunto de edificaciones destinadas a la vivienda, en Medellín y otras ciudades del país, puso de manifiesto que los constructores suelen asumir obligaciones contingentes frente a los usuarios que normalmente exceden su disponibilidad de recursos líquidos y suficientes para honrar las garantías que la ley les impone. Consciente de esta realidad, el Gobierno impulsó en el Congreso una ley que, en primer lugar, propende mejorar la calidad de los procesos de construcción y, en segundo, regular las garantías admisibles que el constructor debe suministrar y mantener durante un lapso de diez años.

La ley contempla que el constructor pueda aportar sus propios bienes para ese propósito, opción que resulta correcta siempre y cuando ellos se segreguen de su patrimonio, sean líquidos y suficientes, y permanezcan disponibles durante el lapso previsto en la ley. Igualmente, establece que el constructor de vivienda puede cubrir sus responsabilidades con avales bancarios, garantías fiduciarias y contratos de seguro. Sabemos que el Ministerio de Vivienda avanza en la preparación de la reglamentación que es necesaria para que estas garantías, indispensables para proteger a aquellos que adquieren una vivienda, entren a operar con prontitud.

Fasecolda también está trabajando en una iniciativa (de carácter gremial) que busca, que los conductores que tienen un seguro voluntario de vehículos, disminuyan hasta en un 70%, aproximadamente, el tiempo invertido en la resolución de un choque simple. Esta sería una solución tecnológica que permitiría de manera auto-gestionada, a los usuarios, registrar las circunstancias en las que ocurre el accidente, evitando así la necesidad de que una autoridad de tránsito tenga que dirigirse hacia el lugar de los hechos y realice el levantamiento del informe de accidente de tránsito, lo que en la actualidad puede tardar horas y generar caos en la movilidad.

Por otro lado, el viceministerio de Transporte y Fasecolda están trabajando sobre la norma que permite la desmaterialización de la póliza SOAT. Se espera poder implementar la póliza electrónica de la manera más eficaz y eficiente posible.

Otro proyecto desde el que trabajamos como gremio junto a la Cámara de Vida y Personas es la elaboración de un estudio que analiza los factores determinantes de la compra de seguros de Vida y Salud por parte de las empresas de las principales ciudades de Colombia como beneficio para sus empleados. Se ha analizado a cerca de 34.000 empresas medianas y grandes y esperamos pronto dar a conocer todos los resultados.

La última iniciativa que estamos impulsando es que el Ministerio de Salud expidió la Resolución 3823 de 2016 que reglamenta el aviso dentro de las primeras 24 horas de atención de una víctima de accidente de tránsito y las auditorías que las aseguradoras podrán realizar a las IPS. Para la implementación de la norma, el sector asegurador que opera el SOAT está desarrollando SIRAS “Sistema de Información de Reportes de Atenciones en Salud de víctimas de accidentes de tránsito”, que entrará en funcionamiento el 25 de enero de 2017 y será una plataforma tecnológica que permitirá a las IPS realizar los avisos a las aseguradoras y al Fosyga, en los términos establecidos en la mencionada resolución.

Industria estable que crece

‘AAAL’.- ¿Podría adelantarnos cómo se está comportando el mercado asegurador colombiano, a nivel general, este año? ¿Se cumplirá la desaceleración en los resultados?

Jorge H. Botero Angulo.- La industria se mantuvo estable en el transcurso del año, la industria en términos nominales, al mes de septiembre, está creciendo al 10% y en términos reales al 2,9%. La siniestralidad se ubica en el 68% y los rendimientos financieros (inversiones que respaldan las reservas) se han incrementado un 40%.

‘AAAL’.- A grandes rasgos, ¿qué líneas de negocio y productos han tenido un mejor comportamiento en lo que va de año? ¿Están surgiendo en el país nuevos productos adaptados a las necesidades actuales de la población?

Jorge H. Botero Angulo.- En líneas generales, el ramo que más está creciendo es el de Rentas Vitalicias (84%) y le siguen los ramos: Accidentes Personales (20%), Seguro Previsional de Invalidez y Sobrevivencia (17%), Vida Individual (15%), Transporte (13%) y Automóviles (12%).

Las compañías aseguradoras se están preocupando por abrir nuevos mercados y que nuevas poblaciones accedan con facilidad al seguro. Consideramos que tendrán un potencial crecimiento los seguros de vida y los del hogar.

‘AAAL’.- ¿Cuáles son los principales canales de venta? En este sentido, ¿cuál es la apuesta tecnológica en cuanto a distribución que se hace desde el Seguro colombiano? ¿Están ya adaptadas las compañías a las nuevas tecnologías?

Jorge H. Botero Angulo.- El principal canal de ventas corresponde al de intermediarios de seguros; actualmente se trabaja en su profesionalización y certificación de idoneidad, en conjunto con la Superintendencia Financiera de Colombia. Por otra parte, se ha visto un auge en empresas de servicios públicos y grandes superficies, y estamos trabajando en ampliar el acceso a los seguros a través de los corresponsales no bancarios.

La reforma tributaria estructural y el vacío normativo en el SOAT

‘AAAL’.- FASECOLDA es muy activa en la formación a sus asociados y en la celebración de cursos, seminarios y Congresos. El último celebrado en septiembre es uno de los más importantes, la Convención Nacional de Seguros, ¿Qué conclusiones arrojó la cita? ¿Puede adelantarnos algo de la próxima Convención? ¿Y de otros eventos?

Jorge H. Botero Angulo.- Entre el 28 y 30 de septiembre se realizó la Convención Internacional de Seguros Fasecolda. En esta ocasión se celebraron además los 40 años del gremio. La convención contó con la participación de 610 asistentes, un 14% más que el año anterior y el doble de asistentes extranjeros con respecto 2015. En 2017 se realizará el 4, 5 y 6 de octubre.

Algunas de las más importantes conclusiones fueron en Salud y Pensión, donde las decisiones de las Altas Cortes tienen un alto impacto fiscal importante para la nación. Para 2030 Colombia tendrá 351 municipios con más de 20.000 habitantes, en 2035 con más de 100.000 y en 2038 con más de 200.000 habitantes. El cambio poblacional plantea retos en seguridad y en pensiones.

En cuanto al aseguramiento de los riesgos del Estado, se destacó que el Estado debe identificar los riesgos, medirlos, mitigarlos y finalmente asegurarse. Además, sin sistemas de información difícilmente se podrán medir, controlar y mitigar los riesgos sobre los activos del Estado.

Sobre paz y postconflicto se puso de manifiesto que el país requiere un gran esfuerzo para los cambios institucionales en el postconflicto. Y en materia de regulación, el objetivo fundamental es la adopción de estándares internacionales.

Dentro de las conclusiones sobre la industria aseguradora, se reveló que los cambios tecnológicos deben ser aprovechados para revolucionar la industria y que el país necesita una reforma tributaria estructural. Por último, el papel de la inclusión financiera ayuda a las familias a tomar mejores decisiones.

‘AAAL’.- El Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) atraviesa una situación complicada, principalmente debido al fraude, ¿cómo está afectando esto al ramo? ¿Qué acciones se están emprendiendo desde el sector asegurador para solucionar esta problemática?

Jorge H. Botero Angulo.- El Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, SOAT, atraviesa una apremiante situación, principalmente por cuenta de cobros indebidos y la confluencia de varios elementos que amenazan con agravar la condición del ramo a corto plazo.

Si bien el SOAT ha demostrado ser un seguro eficiente para la atención de víctimas de accidentes de tránsito, el marco normativo que lo regula tiene vacíos, algunos de ellos generados por las modificaciones que ha sufrido en los últimos años, que en conjunto generan fuertes incentivos para que algunas IPS abusen del sistema y del seguro.

Para corregir esta situación, Fasecolda está desarrollando varios procesos para dar cumplimiento a la Resolución del Ministerio de Salud 3816, que busca que las IPS reporten, dentro de las 24 horas de ingreso, las víctimas de accidentes de tránsito que han atendido.

Esta resolución permite que las aseguradoras realicen auditorías ‘in situ’ para verificar la prestación de la atención de cada víctima.

Adicionalmente, las aseguradoras están denunciando ante las autoridades los cobros irregulares que se vienen presentando, para que se realicen las investigaciones del caso.

La importancia del acuerdo de paz

‘AAAL’.- Desde FASECOLDA se han manifestado muchas veces sobre la necesidad de alcanzar un acuerdo de paz entre Gobierno y las FARC. ¿Qué escenario postconflicto deja esta situación en el país? ¿Qué retos quedan por superar en este terreno y cómo está afectando al mercado asegurador?

Jorge H. Botero Angulo.- Lo más importante para el país es alcanzar la paz y poner fin al prolongado conflicto que nos ha afectado. Esperamos que el proceso actual de revisión del acuerdo de La Habana pueda llegar a una concertación razonable para las diferentes fuerzas políticas involucradas. De igual forma, esperamos que las negociaciones con el ELN se inicien y logren acuerdos en el menor tiempo posible.

En el tema específico de lo que viene con el postconflicto, lo primero es no generarse expectativas sobre grandes impactos económicos; se ha especulado sobre un potencial dividendo de paz, que podría alcanzar hasta el 4% del PIB.

La realidad es que el prolongado conflicto dio lugar a una situación de resiliencia de la actividad económica; no de otra manera se puede explicar que en los últimos 40 años la tasa media anual de crecimiento de la economía colombiana (3,8%) haya sido superior a la de América Latina (2,9%). En ese contexto, puede que exista un dividendo, pero puede tender a ser del 0,3% del PIB o menos y no de niveles del 2% o el 4% que algunos esperan.

No obstante, no se puede desconocer que el escenario de paz puede traer mayor crecimiento de actividades como el turismo, que son altamente sensibles al tema de seguridad. Desde hace tiempo el sector privado viene haciendo grandes inversiones en modernización de la infraestructura hotelera y en general en los servicios asociados al turismo, lo que permitirá aprovechar un eventual incremento de los flujos de turistas del resto del mundo.

Adicionalmente, el país podrá adelantar proyectos de desarrollo que se han aplazado durante años, como los relacionados con el sector agropecuario. Una de las tareas más importantes es solucionar los problemas relacionados con los derechos de propiedad, que inhiben la inversión empresarial en ese sector.

En ese escenario, la industria aseguradora juega un papel importante, pues su función en la mitigación de riesgos es crucial para el desarrollo de los proyectos de inversión.

Así, por ejemplo, con relación al sector agropecuario, la industria aseguradora trabaja desde hace tiempo en equipo con el Gobierno y los gremios de ese sector para aumentar la cobertura de seguros, mediante un seguro catastrófico que, a la vez que protege las finanzas públicas, reduce la incertidumbre que enfrentan los empresarios del campo, especialmente los pequeños y medianos.

Del texto del acuerdo de La Habana se colige que hay cerca de 30 planes y programas que el Gobierno debe desarrollar en el postconflicto. En caso de llevarse a cabo, ellos pueden requerir la provisión de seguros en diferentes etapas. El gran reto de la industria aseguradora, será, por lo tanto, desarrollar los productos que esos proyectos requieran para acompañar a los inversionistas privados o al Gobierno en su ejecución.

El bolsillo de los colombianos y el sistema energético, grandes perdedores de El Niño

‘AAAL’.- ¿Cómo se está desarrollando el mercado de microseguros en el país? ¿Qué otros canales de distribución se pueden potenciar para promover la contratación de este tipo de seguros?

Jorge H. Botero Angulo.- En los últimos nueve años, las primas emitidas (en microseguros) han crecido un 177%; pasaron de $72.328 millones en 2007 a $200.338 millones en 2015.

Así como las instituciones microfinancieras fueron grandes aliadas en el desarrollo de las microfinanzas, otros canales han sido determinantes en el crecimiento de los microseguros en el país; de la mano de las empresas de servicios públicos y el sector cooperativo estos seguros han experimentado un importante progreso.

Hoy por hoy el mundo ha empezado a hablar de seguros inclusivos para hacer referencia a aquellos productos que, como los microseguros, son universales, sencillos, estandarizados y de comercialización masiva, pero que no solo buscan proteger a las personas de menores ingresos, sino a toda la población que nunca antes ha estado cubierta con un seguro, entre ellos los pobres, la población rural, personas con discapacidad y minorías étnicas, entre otros.

Novedades regulatorias y de política pública en Colombia se encuentran alineadas con este nuevo enfoque. A inicios de 2015, el Ministerio de Hacienda expidió el Decreto 034 que faculta a las aseguradoras a utilizar corresponsales para la comercialización de seguros, norma con la cual se pretende otorgar coberturas básicas y mediante contratos sencillos a la población hasta hoy desatendida.

Recientemente, la Banca de las Oportunidades, la Superintendencia Financiera y Fasecolda, aprobaron un plan para dinamizar el mercado de seguros inclusivos.

Con el proyecto se pretende facilitar las condiciones para estimular la oferta de seguros incluyentes y novedosos, así como la demanda por estos. Para ello se trabajará en cuatro componentes: el fortalecimiento de capacidades de la industria aseguradora en el diseño de productos; el mejoramiento del conocimiento de las compañías de seguros sobre el mercado objetivo; el desarrollo de iniciativas a favor de la protección al consumidor; y la financiación, por parte de la Banca de Oportunidades, de iniciativas que favorezcan la inclusión financiera a través de los seguros.

AAAL’.- En cuanto a la cobertura ante desastres naturales ¿cuáles son los riesgos que más preocupan? ¿Qué impacto tendrá El Niño en Colombia?

En particular los riesgos que más preocupan actualmente son incendio, terremoto, inundación y fenómenos de remoción en masa. Para estos existen coberturas diseñadas especialmente para atender un creciente mercado.

En cuanto al fenómeno de El Niño, este tuvo efectos importantes sobre el aparato económico del país. El bolsillo de los colombianos y el sistema energético fueron los grandes perdedores. Se convirtió en el más severo y uno de los más largos desde 1950, año desde el cual se llevan registros de la temperatura de la superficie oceánica del Pacífico tropical: duró más de 17 meses, cuando el promedio de los últimos 60 años es de 12.

En 54 municipios se registraron temperaturas superiores a los 40°C a la sombra. Los departamentos más afectados por las altas temperaturas fueron Antioquia, Bolívar, Boyacá, Caldas, Cesar, Chocó, Cundinamarca, Huila, La Guajira, Magdalena y Nariño (IDEAM, 2016). Asimismo, durante 2015 se registró una reducción en el volumen de lluvias de hasta un 30%, principalmente en las áreas andina y caribe.

La principal variable macroeconómica afectada por El Niño fue la inflación, esencialmente en su componente de alimentos. La producción agropecuaria del país empezó a decaer debido al incremento en las temperaturas. Los cultivos de algunos productos tuvieron reducciones drásticas en su producción debido a la disminución de las áreas sembradas, el rendimiento por hectárea y la baja calidad de los productos: maíz (-18,4%), sorgo (-36,7%), cebada (-41,3%), trigo (-42,9%) y algodón (-22,8); esto no solamente encareció la canasta básica de los hogares colombianos, sino también las materias primas esenciales para la producción pecuaria del país. La baja producción agropecuaria redundó en que la variación anual de la inflación por alimentos a diciembre fuese de 10,8%, una cifra que no se registraba desde enero del 2009.

En cuanto a la temporada de lluvias por la que está pasando nuestro país en la actualidad, este fenómeno se materializará principalmente a través de inundaciones y remoción en masa, para los cuales las compañías se preparan permanentemente a través de la gestión de su cartera con base en sus propias políticas y apetito de riesgo.

Una reforma pensional basada en dos pilares

‘AAAL’.- La ANIF ha publicado un documento en la revista de la Federación sobre Ausencia de aseguramiento de riesgos de vejez, invalidez y muerte. En su opinión, ¿cuál es la problemática en la situación actual del sistema pensional colombiano en su fase de ahorro y de desahorro? ¿Qué otros retos tiene por delante?

Jorge H. Botero Angulo.- En Colombia solo el 23% de la población en edad de jubilación recibe una pensión. Sin reforma pensional, esta población podrá ser del 18,8% para 2050. (Fuente: Ministerio de Hacienda y Crédito Público /BID)

Los problemas se centran en sostenibilidad, ya que el envejecimiento de la población por mayores expectativas de Vida y menores tasas de natalidad tiene un impacto sobre la sostenibilidad. También en la caída continúa en las tasas de interés y la perspectiva a que continúe descendiendo, ya que aumenta el valor del pasivo pensional. Y en la equidad, ya que los subsidios del RPM son regresivos porque se concentran en la población de mayor ingreso. Y, por último, en la universalidad.

cobertura pensiones 2016

Esta baja cobertura obedece, principalmente, a dos factores:

El alto nivel de informalidad, que actualmente equivale al 63% de la población ocupada; y el alto nivel de evasión. Alrededor de 3 millones de trabajadores en Colombia, cotizan a salud y no cotizan a pensiones (Fuente: DANE /BID)

Evasión de aportes:

En Colombia la evasión total al sistema de seguridad social, alcanza a los $3 billones anuales. Más del 94% de los independientes que declaran renta ante la DIAN son evasores, y aunque sólo representan el 1,5% de la PEA, explican el 18% de la evasión nacional.

(Fuente Ministerio de hacienda y crédito público)

Riesgo jurídico

Cambios en los beneficiarios para acceder a las prestaciones: y modificación en los requisitos para acceder a las prestaciones

‘AAAL’.- ¿Qué otros retos tiene por delante?

Jorge H. Botero Angulo.- Se requiere de una reforma pensional, que incremente la edad de jubilación de acuerdo con la dinámica poblacional del país y elimine la dualidad y la competencia entre regímenes.

Asimismo, la reforma debe apuntar a establecer un sistema compuesto de dos pilares: un pilar no contributivo que se focalice hacia la población más pobre y vulnerable, se financie a través de los recursos del fisco y donde el adulto mayor pueda recibir un ingreso durante su vejez sin necesidad de cumplir requisitos.

Un pilar contributivo del régimen de ahorro individual que permita al afiliado adquirir su mesada pensional a partir de los aportes que se realicen a las cuentas individuales. Y cuente con un componente solidario que debería ser fiscal, no parafiscal, con el fin de no gravar el empleo, y que sirva de fuente de financiamiento para aquellos trabajadores que no logren acumular el capital suficiente para adquirir una mesada pensional de salario mínimo.

El futuro: cultura aseguradora y nuevas tecnologías

‘AAAL’.- ¿Qué se debe hacer tanto desde la industria aseguradora como desde las autoridades para desarrollar la cultura aseguradora entre la población?

Jorge H. Botero Angulo.- En Colombia, el Gobierno ha promovido la educación económica y financiera (EEF) para gran parte de la población, y en el sector asegurador el programa Viva Seguro, ha sido uno de sus aliados. Viva Seguro actualmente desarrolla actividades pedagógicas encaminadas a incentivar la lectura de la póliza y la búsqueda de asesoramiento antes de adquirir seguros.

Asimismo, en concordancia con la legislación, en 2015 Fasecolda suscribió un convenio con el Ministerio de Educación Nacional para fortalecer la EEF, articulándola con la gestión del riesgo. Para ello, se encuentra desarrollando un proyecto que busca indagar sobre los riesgos a los que más se expone la comunidad educativa (estudiantes, profesores, rectores y padres de familia) y las preferencias y prácticas pedagógicas actuales para aprender de economía, finanzas y riesgos.

Los aportes del programa Viva Seguro se basan en el desarrollo de canales para generar conocimientos en manejo de riesgos y seguros, pero ya que proveer información por sí sola no basta para que las personas tomen decisiones financieras informadas, ha venido implementando herramientas innovadoras para generar espacios de reflexión y así favorecer la adopción de actitudes y comportamientos financieros saludables.

Cada día se hace más evidente la necesidad de diferentes organismos, públicos y privados, para proveer educación financiera a distintas poblaciones. Estamos en un momento crucial en el cual, aunque hemos construido unas bases para incorporar la EEF en el país y lograr los resultados deseados: individuos de todas las edades que comprendan cómo las decisiones que toman diariamente tienen alguna injerencia en su realidad, y cómo este entorno incide en su bienestar.

‘AAAL’.- ¿Cómo visualiza el mercado asegurador y reasegurador de la región de aquí a cinco años?

Jorge H. Botero Angulo.- El mundo de los seguros se está moviendo aceleradamente hacia la incorporación de nuevas tecnologías en el sector. Ese será sin duda el eje de desarrollo de esta industria en Colombia y en América Latina. Las empresas tienen que prepararse para la nueva competencia que surgirá con las nuevas modalidades de prestación de servicios que las nuevas tecnologías están permitiendo.

En ramos tradicionales, como los automóviles, los seguros de salud y de vida y las pensiones, se esperan profundas transformaciones por los desarrollos tecnológicos y por la mejora en la salud y la alimentación de las personas. Los carros autónomos, los avances de la medicina y de los sistemas de monitoreo de la salud y el incremento de la esperanza de vida, pueden tener aplicaciones concretas en los próximos cinco años; en ese contexto, los seguros tienen el reto de prepararse y amoldarse a las nuevas realidades.

En países como Colombia en los que la penetración y la densidad siguen siendo bajos, la industria aseguradora seguirá creciendo con la disminución de la pobreza y la mejora en los niveles de ingreso de la población.

En síntesis, tendremos un mercado más profundo, con innovaciones en productos, servicios y canales de distribución, pero también con una mayor competencia que puede venir incluso de sectores diferentes a la industria aseguradora tradicional.

FIDES incentiva el conocimiento y desarrollo de la cultura del Seguro

‘AAAL’.- ¿Cuál es su papel como representante de FASECOLDA dentro de FIDES? ¿Qué les aporta pertenecer a FIDES? ¿Cuáles son los servicios que más utilizan y más valoran?

Jorge H. Botero Angulo.- FIDES ha prestado valiosos servicios a la actividad aseguradora privada iberoamericana, fomenta el intercambio de ideas y experiencias en beneficio de sus miembros; contribuye y coopera  en el análisis y el estudio de los seguros en la región; además, incentiva la adopción de mejores prácticas, en pro del conocimiento y desarrollo del a cultura del seguro.