Informe MUNICH RE El 40% de los brasileños sin seguro de vida individual consideran que es un producto caro y el 25% creen que sólo es útil para quien tiene una profesión de riesgo

El ramo de vida individual representa una gran oportunidad para las aseguradoras activas en Brasil, ya que una parte significativa de la población tiene una cobertura insuficiente (o inexistente) a pesar de tener capacidad financiera para contratar un seguro. Desde este punto parte un estudio realizado por MUNICH RE que podría indicar el camino para aquellas compañías que quieran consolidar su operación en este segmento.

  • Algunas aseguradoras brasileñas, afirma la reaseguradora, han demostrado un interés creciente en vida individual, sin embargo, han encontrado dificultades para consolidar su negocio, principalmente por la falta de experiencia, productos adecuados, herramientas de suscripción y conocimiento del consumidor final.

    La muestra se concentra en el segmento de la población brasileña que tiene más recursos disponibles para contratar un seguro pero que muestra mayor falta de cobertura. Los entrevistados tienen entre 25 y 75 años de edad, están distribuidos por todo el territorio brasileño y el 75% de los casos no tiene seguro de vida individual. El análisis de mercado evidencia la generalizada falta de información sobre el seguro de vida, hecho que exige especial atención de las aseguradoras en sus planes de marketing.

    Más de la mitad de los entrevistados sin seguro de vida individual consideran que es un producto caro (de hecho, el 40% de los entrevistados creen que van a pagar más del precio real de una póliza); el 25% considera que el seguro de vida sólo es útil para quien tiene una profesión de riesgo o para aquellos que ya tengan problemas de salud y más del 40% prefieren destinar ese dinero a productos de inversión. En relación a las personas que ya han contratado un seguro de vida, un 20% respondieron que lo cancelaron por el reajuste anual del precio y el 27% por el “bajo” coste-beneficio del producto.

    Casi dos tercios de la población prefieren productos de mayor vigencia o vitalicios

    El análisis de mercado también indicó que los productos anualmente renovables sólo atienden a una minoría de potenciales clientes: casi dos tercios de la población total entrevistada prefiere productos de mayor vigencia o vitalicios. Los consumidores también prefieren pagar un precio fijo (sin ajustes en función de la edad) y con diferentes opciones sobre la modalidad de pago, además de coberturas opcionales que puedan ser utilizadas en vida (63% de las personas que no tienen seguro y 57% de las que sí, quieren disfrutar de beneficios en vida, incluyendo la posibilidad de rescatar parte de las reservas o de las primas pagadas y la garantía de tasa de interés).

    El perfil del consumidor identificado con mayor propensión a comprar tiene como elementos clave: el nivel académico, experiencia de vida (vivencia en el extranjero o el desarrollo de su carrera profesional), preocupación con su propia salud y con el nacimiento y el futuro de sus hijos.

  • La digitalización gana terreno

    La utilización de canales digitales también es abordada en este estudio poniendo de manifiesto que más del 60% de la muestra afirmó buscar informaciones en Internet antes de comprar productos financieros, seguros y planes de pensiones. Las personas con edades comprendidas entre 25 y 45 años demostraron mayor disposición a contratar estos servicios de forma online, no obstante, durante el proceso de contratación, esperan poder utilizar distintas vías de comunicación con la aseguradora. De entre las personas que ya han contratado un seguro online, la mayoría lo hizo después de ver un anuncio en una red social o un blog.