El proyecto de Ley que propone cambios al marco legal del mercado de seguros prevé que los activos afectados a la reserva de pólizas jubilatorias sean inembargables y establece mecanismos para transparentar el cálculo de pólizas sobre accidentes de trabajo. El proyecto incluye que el nivel de los activos de respaldo de las reservas previsionales cayera por debajo de los mínimos establecidos por la Superintendencia de Servicios Financieros (SSF) del Banco Central (BCU).
En caso de no alcanzarse el monto exigido por el BCU para los activos afectados a la reserva, o que el patrimonio neto de la empresa aseguradora fuera insuficiente para acreditar el capital mínimo exigido, la SSF intimará a la empresa a realizar los aportes que sean necesarios para cubrir el faltante, según el proyecto. Este aporte deberá hacerse dentro de un plazo que no podrá exceder 10 días hábiles una vez realizada la intimación, informa ‘El País’.

Cuando se venza el plazo sin que se realicen los aportes necesarios, la SSF podrá acordar con otras empresas aseguradoras que operen seguros para las personas, la transferencia de todos los contratos de renta vitalicia previsional y de seguro colectivo de invalidez y fallecimiento, y todos los activos afectados por un importe igual al valor de dicha reserva.

Asimismo, se establece que los activos afectados a la reserva de seguros correspondientes a las obligaciones derivadas de los contratos de renta vitalicia previsional y de seguro colectivo de invalidez y fallecimiento serán inembargables. “Sobre dichos activos tampoco se podrá constituir derechos personales, gravámenes, prendas, hipotecas u otros derechos reales”. Se agrega que en caso de concurso de la empresa aseguradora, los activos no formarán, en ningún caso, parte de la masa.

Por otro lado, el proyecto prevé que el BSE fije las primas de seguro de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, las que deberá revisar por lo menos, una vez cada dos años. Las primas podrán variar en función de la peligrosidad del riesgo para las diversas actividades laborales, y aun para los diversos establecimientos dentro de cada actividad, “pero en ningún caso la prima aplicada a un establecimiento podrá ser más de cuatro veces el promedio de las primas de los establecimientos similares”.