Tal y como estaba previsto, la sesión plenaria del Parlamento Europeo votó ayer la propuesta de reforma de la Directiva de Mediación de Seguros (IMD II). Según informa la propia institución comunitaria en su web, los eurodiputados han votado únicamente las enmiendas a la propuesta de la Comisión, pero no han procedido al voto de la resolución legislativa, por lo que todavía hay margen para la negociación de un acuerdo en primera lectura con los Estados miembros.
Desde Estrasburgo se destacan algunas de las medidas contempladas en la futura norma. Así, antes de firmar un contrato, los compradores deberán recibir información “estandarizada y en un lenguaje fácil de entender sobre el tipo de seguro, sus obligaciones, los riesgos cubiertos y los excluidos, los modos de pago y las primas”. Asimismo, deberán estar informados acerca de los costes globales del contrato, incluyendo las tasas por el asesoramiento y el servicio. Los vendedores de seguros también deberán facilitar su identidad y datos de contacto, así como revelar al consumidor cualquier conflicto de intereses.

Por otra parte, el texto establece que los Estados miembros podrán exigir a los vendedores de seguros que informen sobre su remuneración, los honorarios, las comisiones y los beneficios no monetarios. Además, se fijará que la obligación de que todos los distribuidores de seguros estén registrados por una autoridad competente en su Estado miembro de origen, y que el personal de ventas deberá estar cualificado para atender todas las peticiones y necesidades de sus clientes.

Bajo las nuevas normas, los vendedores de seguros tendrían que firmar contratos de seguros para cubrir al menos 1.250.000 euros de posibles demandas por negligencia profesional. Además, los intermediarios deberán crear un fondo de garantía o bien tener una capacidad financiera superior al 4% de la suma de las primas anuales recibidas, para proteger a los clientes en el caso de que un distribuidor de seguros no pueda pagar una prima o una demanda.

PAQUETES DE SEGUROS

El texto del proyecto aprobado establece, por otro lado, que cuando un contrato de seguro se vende como parte de un paquete, es decir junto con otros servicios o productos, debería darse a los clientes la oportunidad de comprarlos juntos o separados, en función de sus necesidades, y recibir información sobre las primas, el precio y el riesgo de cada uno por separado.

En la web del Parlamento está ya disponible el texto provisional, en español, de las enmiendas aprobadas ayer sobre la propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo sobre Mediación en los Seguros (ver desde la página 191 en adelante del documento disponible en este vínculo).