DocumentosInforme de LLOYD'S y RMS

Cualquier acontecimiento ocurrido puede "reimaginarse" desde una perspectiva peor. Por ejemplo: ¿Y si una tormenta solar hubiera caído sobre Londres durante las Olimpiadas de 2012? ¿Y si el viento hubiera empujado la contaminación radioactiva tierra adentro cuando en 2011 un tsunami golpeó la planta nuclear de Fukushima? ¿Y si África Occidental se hubiera visto inmersa en una guerra civil durante la crisis del ébola de 2014?

  • El resultado de acontecimientos clave y de magnitud global como estos hubiera sido muy diferente si los mismos se hubieran desarrollado de forma ligeramente distinta.

    LLOYD'S, junto con la empresa de modelización RMS ha publicado un nuevo informe 'Counterfactual Disaster Risk Analysis: Reimagining history' (Análisis contrafactual del riesgo de desastre: reimaginar la historia), en el que se desgrana el modo en que puede aplicarse un tipo de pensamiento lateral, denominado contrafactual, para complementar los análisis de riesgo de los aseguradores.

    De esta forma el informe aborda cómo, en la práctica, puede realizarse un análisis contrafactual a la baja, tomando en consideración sucesos que podrían haber acabado en enormes desastres, que sirva como punto de partida en la investigación futura de eventos contrafactuales y de sus características.

    "El pensamiento contrafactual a la baja ofrece múltiples ventajas a los aseguradores", subraya Trevor Maynard, Responsable de Innovación de LLOYD'S. “El hecho de que sucesos contrafactuales a la baja queden anclados a experiencias históricas reales ayuda a explicar la complejidad de los riesgos futuros y de los modelos de incertidumbre a desarrollar, a conocerlos en mayor profundidad y a comunicarlos de manera más coherente a los miembros de los consejos de dirección, los tomadores, los responsables de las tomas de decisiones, los gerentes de riesgos, etc.”, añade el directivo.

    Mejora la exactitud de los modelos de riesgos

    “Los aseguradores se benefician sin duda de este análisis del pasado que les permite darse cuenta de lo que podría haber ocurrido. Independientemente de los hechos acaecidos en el pasado, se gana percepción del riesgo al explorar cómo las cosas podrían haber ido a peor: contrafactualmente a la baja. Al adoptar esta perspectiva alternativa y explorar el modo en que los acontecimientos podrían haberse desarrollado de forma diferente, se ganan conocimientos sobre siniestros extremos e inusuales que de otra forma nos cogerían por sorpresa”, remarca Gordon Woo, Experto en Catástrofes de RMS.

    Estos beneficios también se aplican en la creación de modelos del riesgo. Woo detalla que “el análisis de riesgos contrafactuales a la baja ayuda a abordar los prejuicios inherentes a determinados modelos basados en los mismos grupos de datos históricos. Al ampliar la información disponible atendiendo a lo que pudiera haber ocurrido, estos modelos pueden diseñarse con un grado menor de dependencia en la información de una sola fuente, lo que puede ayudar a mejorar su exactitud. Además, proporciona una herramienta muy útil a los reguladores encargados de hacer las pruebas de estrés de los modelos de riesgo de catástrofe”.

    Esta mejora en los análisis de los riesgos es algo que ratifica Maynard, que afirma que el informe ofrece una forma de aplicar de forma sistemática el pensamiento contrafactual. "Entendemos -concluye el directivo de LLOYD'S- que la gestión del riesgo conceptualizado es un elemento muy útil que debe sumarse al conjunto de herramientas que los aseguradores y gerentes de riesgos ya utilizan. Tras un desastre, los analistas de riesgos tienden a estudiar meticulosamente lo que ha ocurrido, pero en comparación, prestan mucha menos atención a lo que podría haber ocurrido. Se trata sin duda de un cometido técnico exigente, pero los aseguradores se beneficiarán de esta evaluación contrafactual a la baja sistemática”.