En el último año y medio, entre 15 y 20 inspectores de seguros de los 95 que componen este colectivo han abandonado la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), según publica hoy ‘Expansión’, que detalla que la mayor parte de los profesionales salientes se ha marchado por propia voluntad en busca de mejores perspectivas laborales, ya sea en la empresa privada o en el seno de la propia Administración. También los hay que han marchado a instancias comunitarias.

El pasado año, se incorporaron solo cinco inspectores nuevos y este año no habrá incorporaciones. Las próximas oposiciones están previstas para 2014. 

Fuentes próximas al supervisor apuntan que el problema va más allá de la mera salida de inspectores y subrayan la falta general de medios con los que opera la DGSFP. La institución cuenta con unos 200 trabajadores, que se reparten casi a partes iguales entre inspectores y administrativos. En comparación, el Banco de España tiene 2.620 personas en nómina, en comparación, de las que 410 forman el área de inspección. La CNMV dispone por su parte de 427 empleados.