Ribera Salud podría estar pensando en acelerar sus planes de expansión internacional. Tras la reciente entrada en su capital de la norteamericana Centene, la compañía tiene previsto presentarse a varias concesiones hospitalarias que se licitarán principalmente en países latinoamericanos. Gracias al modelo de negocio del denominado ‘modelo Alzira’, según informa hoy ‘El Economista’, se presentará a estas concesiones hospitalarias de la mano de varias de las grandes constructoras españolas, principalmente con OHL, con la que tiene una alianza estratégica.

La primera experiencia internacional ha sido en Perú. Ribera Salud participa con un 5% en la sociedad gestora que obtuvo la concesión para construir dos hospitales bajo este modelo; el hospital del Callao y hospital VillaMaría del Triunfo. La población atendida desde estos hospitales asciende a unas 500.000 personas, todos ellos asegurados por EsSalud (institución peruana de la seguridad social en salud). Estas dos concesiones en Perú están lideradas por el consorcio IBT, con sede en Miami, que se ha encargado de la construcción y equipamiento de los hospitales y su gestión posterior durante un período de 30 años.

Otras regiones donde el grupo tiene interés son Chile, Brasil, Colombia y México. En estos cuatro países, numerosas compañías españolas, sobre todo constructoras, tienen ya amplia experiencia en este modelo de concesiones administrativas en infraestructuras. Las alianzas entre grupos multisectoriales españoles pueden actuar como un complemento en este modelo, según explica el diario, principalmente como gestores de nuevas infraestructuras y como último eslabón en la gestión del proceso de construcción, equipamiento y gestión de hospitales.

Fuera de España y Latinoamérica ya existen experiencias de colaboración público privada en este tipo de hospitales en Canadá, Italia, Reino Unido, Suecia y Alemania, así como en la vecina Portugal, donde ya funcionan cuatro hospitales bajo el ‘modelo Alzira’ (Cascais, Loures, Braga y Vilafranca de Xira) que dan cobertura a un 15% de la población portuguesa.

Acceso a la información de ‘El Economista’