Las expectativas de que el mercado blando de reaseguro llegase a su fin durante las recientes renovaciones de junio y julio han resultado prematuras, según los analistas de Keefe, Bruyette & Woods (KBW), que dejan claro que la competencia en precios aún no ha finalizado.