Durante los primeros 11 meses del año, el sector asegurador costarricense ha colocado primas por el equivalente a 436.300 millones de colones (860.917 dólares), según informó ayer la Superintendencia General de Seguros (Sugese), que realizó un balance para el mercado “bastante positivo”, pues el crecimiento real en la participación del mercado fue del 7% con respecto al año anterior.
“El desarrollo del mercado de estos cinco años evidencia una apertura ordenada, con reglas claras y siguiendo los mejores estándares”, explicó Tomás Soley, superintendente de Seguros, en un comunicado publicado en su página web. Así, el INS mantiene el liderato en los ingresos por primas, con un 88,8%, seguido por ASSA con un 3,6%, PAN AMERICAN LIFE con un 2,9%, MAPFRE con un 1,8% y ADISA con un 1,4%, publica ‘Entorno Inteligente’.

Por segmentos, en Seguros Personales es donde las aseguradoras privadas tienen mayor participación, con un 25,8% del mercado, mientras el INS abarca el restante 74,2%. Además, el organismo regulador destaca que es en este segmento en el que las pólizas han mostrado mayor evolución, al lograr un aumento interanual del 11%, seguido por los obligatorias con un 9% y las generales con un 5%.

En cuanto al número de productos inscritos, en el último año se registró un aumento del 21%, al pasar de 388 a 471 pólizas, ambas cifras a noviembre. Del total de productos, el INS abarca el 41% del mercado con 194 productos (dos menos que el año pasado), seguido por ASSA, con 81, y MAPFRE, con 73.

Asimismo, el su comunicado la superintendencia recuerda que en el último año también finalizó la absorción de ALICO por parte de PAN AMERICAN LIFE, se autorizó la operación de las firmas SAGICOR y OEÁNICA, se autorizó la operación condiconada de LAFISE SEGUROS, y la compañía ATLANTIC SOUTHERN fue vendida a TRIPLE S. Finalmente, se destaca entre la normativa más relevante, la proyección de la ejecución de la reforma integral del reglamento de solvencia, para enero de 2014 y la reforma al plan de cuentas para 2015. Aunado a esto, se mantiene un buen ritmo en el desarrollo del nuevo modelo de supervisión basado en riesgos.