[Entrevista exclusiva] – El recién nombrado presidente de Inverco, Ángel Martínez-Aldama, defiende la necesidad de un acuerdo entre partidos políticos, agentes sociales y sociedad en general sobre “el modelo de pensiones que queremos y podemos financiar en los próximos 20-30 años, teniendo en cuenta el envejecimiento progresivo de la población”. “Una vez decidido, el impulso a los planes de pensiones, especialmente a los de Empleo, debe ser prioritario”, añade en declaraciones al BDS. Insiste en que “hoy nadie cuestiona la necesidad de un fuerte y desarrollado sistema privado de pensiones, que junto con el público, ofrezca a los españoles un nivel suficiente y adecuado de prestaciones en el momento de la jubilación”. Pero el escaso desarrollo del sistema de Empleo “es todavía una asignatura pendiente”, lamenta. La promoción de planes de Empleo es “una prioridad para la asociación”, según afirma Elisa Ricó, la nueva directora general de Inverco, con la que también hemos hablado. “El principal desafío es lograr el desarrollo de los sistemas complementarios que España necesita. El porcentaje de activos de los fondos de pensiones sobre el PIB alcanza una media ponderada del 84,2% en los países de la OCDE, pero en España este porcentaje tan sólo alcanza el 9%”, concreta.
La entrevista del BDS con la colaboración de BCN

David Leonor

BDS.- La Asamblea General de Inverco del pasado el 30 de junio aprobó su nombramiento como presidente de Inverco ¿Qué le supone este nombramiento, tanto en lo profesional como en lo personal?

Ángel Martínez-Aldama.- Como se puede imaginar, tras varios años de trabajo en Inverco, el nombramiento como presidente de la asociación es una gran satisfacción personal y al mismo tiempo, un gran reto profesional.  La asociación tiene un muy alto nivel de representatividad de los sectores de inversión colectiva, fondos de pensiones y gestión de activos que no solo estamos obligados a mantener, sino también aumentar con ayuda de todos los asociados.

BDS.- En particular, ¿debe ser un gran reto sustituir a Mariano Rabadán, todo un referente del sector de la inversión colectiva tras más de 30 años en la Presidencia?

Ángel Martínez-Aldama.– Sin duda, Mariano Rabadán tiene una trayectoria profesional inigualable en el sector financiero. Ha encabezado el nacimiento de esta industria, que hoy día representa más de 460.000 millones de euros en España y aglutina a 7 millones de partícipes y accionistas de IIC y a 8 millones en Planes de Pensiones. Ha marcado una impronta en la legislación financiera y fiscal desde los años sesenta cuando hablar de comercializar fondos de inversión en las entidades financieras era “un atentado al pasivo bancario”, aunque hoy se vea como algo natural. Por eso tiene este reconocimiento de las personas que trabajamos y han trabajado en este sector.

BDS.- Junto a su nombramiento, se han acordado modificaciones en la Junta Directiva y los Estatutos. ¿A qué se deben?

Ángel Martínez-Aldama.- Junto con Mariano Rabadán, también han renunciado a sus cargos Antonio Malpica, secretario general, y José Manuel Pomarón, vicesecretario general. Ambos han entendido que se cerraba una etapa en la Asociación con la renuncia de Mariano Rabadán, y también deben ser reconocidos públicamente por su labor y esfuerzo realizados en esta etapa. Adicionalmente, la Asamblea aprobó modificaciones en los estatutos regulando, entre otros, la constitución de una Comisión de Auditoría y otra de Remuneraciones y Nombramientos.

Asignatura pendiente

BDS.- Llega  a la Presidencia enun momento en el que el sector de los planes de pensiones está en su máximo histórico en cuanto a patrimonio, pero todavía lejos de las cifras de otros países ¿Qué se ha hecho bien en los últimos años para el desarrollo de estos productos y qué queda pendiente?

Ángel Martínez-Aldama.- Si los promotores y legisladores de la ley de 1987 hubieran imaginado que 27 años después el sector tendría más de 100.000 millones de euros de patrimonio gestionado (el 60% invertido en España) y más de ocho millones de partícipes, con cerca de un centenar de gestoras, seguramente estarían muy satisfechos.
Hoy nadie cuestiona la necesidad de un fuerte y desarrollado sistema privado de pensiones que, junto con el público, ofrezca a los españoles un nivel suficiente y adecuado de prestaciones en el momento de la jubilación. Sin embargo, el escaso desarrollo del sistema de Empleo, que es el único mecanismo que permite elevar sustancialmente los niveles de acceso de los trabajadores a un sistema privado de pensiones, especialmente los que tengan el nivel/capacidad de ahorro bajo, es todavía una asignatura pendiente.

BDS.- ¿Por qué no termina de darse el impulso definitivo a la previsión social complementaria en España? ¿Es por falta de voluntad política?

Ángel Martínez-Aldama.- No es fácil desarrollar los mecanismos para un pleno desarrollo de los Planes de Pensiones.  Por el lado Individual, los trabajadores con capacidad de ahorro, aunque muy disminuida en los últimos siete años (2008-2014), son una parte reducida en la población. Por el lado del sistema de Empleo, no es fácil llegar a acuerdos entre empresas y sindicatos en los que ambas partes renuncien a aumentos de costes laborales o a reducir salario presente en beneficio de salario diferido, especialmente en pymes.

BDS.- ¿La reforma de las pensiones sigue siendo un tema tabú o políticamente incorrecto, como ha quedado demostrado por las críticas que desde diferentes ámbitos ha recibido el Gobernador del Banco de España por pedir reformas en materia de pensiones?

Ángel Martínez-Aldama.- Lo cierto es que los sucesivos Gobiernos, durante sus periodos de mandato, han sido conscientes de la insuficiencia futura del sistema público. Eso hay que reconocerlo públicamente, y se ha visto plasmado en las recientes reformas de 2011 (elevación de la edad de jubilación hasta los 67 años y del número de años –hasta 25– para computar la base reguladora de la pensión), y en la de 2013 (contención del incremento de las pensiones y el factor de sostenibilidad que entrará en vigor en 2018).
Junto a ello han preservado básicamente el modelo y la regulación financiera y fiscal de los planes de pensiones (diferimiento fiscal a 20, 30 o 40 años del importe de las aportaciones realizadas con reducción en el IRPF en el momento de su realización), e incluso mejorándose con la posibilidad de liquidez a diez años.

BDS.- ¿Les ha defraudo que el Gobierno no haya sacado adelante el envío de la carta informativa sobre la pensión futura?

Ángel Martínez-Aldama.- El Gobierno, y más concretamente los Ministerios de Sanidad y Seguridad Social y de Economía y Competitividad, junto con asociaciones del sector privado, hemos trabajado durante dos años para tener disponible una regulación que permitiera los futuros pensionistas recibir información sobre ingresos estimados, tanto del sistema público como del privado, en el momento de la jubilación. Esta es una cuestión que atañe al derecho de información de los trabajadores y se engloba dentro del programa de educación financiera de los ciudadanos que se impulsa desde la OCDE y  la Comisión Europea.
El que tengamos disponible y actualizada esta previsión de ingresos ayuda a tomar decisiones de ahorro a largo plazo durante nuestra vida laboral y nos concienciará, en su caso, de la necesidad de prever el futuro al disponer de una herramienta muy útil para decidir nuestra planificación. Estamos seguros de que el próximo Gobierno y también los próximos responsables de la Seguridad Social lo entenderán así y lo implementarán en beneficio de los ciudadanos.

Hay cultura del ahorro, aunque en activos poco líquidos

BDS.- ¿Hay de verdad, en España, cultura del ahorro?

Ángel Martínez-Aldama.- Los españoles tenemos ahorrados 5 billones de euros, 4 de ellos en inmuebles y solo 1 en activos financieros. Esta cifra demuestra que sí hay cultura del ahorro en nuestro país, aunque excesivamente concentrada en activos poco líquidos, y en momentos como los actuales casi ilíquidos. El patrón de ahorro debe llevarnos a un modelo más equilibrado, con menor inversión en inmuebles y una mayor relevancia de los activos financieros (en España esta relación es 75-25, en Francia 65-35, en Alemania e Italia 60-40 y en Reino Unido 50-50).

BDS.- ¿Qué debería hacerse desde los poderes políticos para impulsarla? ¿Y el sector privado?

Ángel Martínez-Aldama.-  En primer lugar, debería haber un acuerdo de los partidos políticos, agentes sociales y sociedad en general respecto al modelo de pensiones que queremos y podemos financiar en los próximos 20-30 años, teniendo en cuenta el envejecimiento progresivo de la población.
Una vez decidido, el impulso a los planes de pensiones, especialmente a los de empleo, debe ser prioritario. La mejor vía para extender en un corto periodo la cobertura a una gran mayoría de los trabajadores es un modelo de auto-afiliación o semiobligatorio, como el establecido en Nueva Zelanda o Reino Unido, como así ha reconocido la propia OCDE. Adicionalmente las aportaciones de Pymes a sus trabajadores deberían simplificarse permitiendo la canalización directa a Planes individuales.
Por último, la fiscalidad en el momento de recibir las prestaciones debe ser mejoradas, especialmente aquellas recibidas en forma de renta financiera (durante un periodo de tiempo largo; por ejemplo al menos diez años).

BDS.- En general, ¿cuáles son las perspectivas a medio plazo para el sector de la previsión social complementaria?

Ángel Martínez-Aldama.- Si se activaran algunas de las iniciativas/mecanismos anteriormente citados, el desarrollo de este sector sería muy positivo. En caso contrario, seguiríamos en un proceso donde los planes individuales, y dependiendo del ciclo económico, sería el motor de esta industria y con un sistema de empleo en un proceso de estancamiento.
En todo caso y teniendo en cuenta las necesidades futuras de la población de complementar su pensión, estamos convencidos que los próximos Gobiernos van a tomar nuevas medidas de impulso del sector privado como coadyuvante del sector público, para acercarnos a la media de los países de la OCDE (40% de tasa de sustitución del Sistema público y 26% del privado, frente al 73% y 0% en España).

Elisa Ricón, directora general de Inverco

“Resulta esencial mantener el poder adquisitivo de los pensionistas, actuales y futuros”

La última Asamblea de Inverco confirmó la designación de Elisa Ricón como directora general. Anticipa que la promoción de los planes de pensiones en el sistema de Empleo es, sin lugar a dudas, “una prioridad para la asociación”. “Europa, en su conjunto se enfrenta a desafíos importantes en lo que a envejecimiento de la población se refiere, pero en España estos son especialmente intensos”, comenta en esta entrevista conjunta con su antecesor en el cargo.  “El principal desafío es lograr el desarrollo de los sistemas complementarios que España necesita” y añade.
“Resulta esencial mantener el poder adquisitivo de los pensionistas, actuales y sobre todo futuros, y para ello debemos asegurarnos de que los ciudadanos disponen de información con la debida antelación e instrumentos adecuados en los que canalizar su ahorro actual para acceder a la jubilación con una suficiencia de medios”.

Lea el texto de la entrevista con Elisa Ricón, en este vínculo.