Informe A.M. Best

El huracán María podría ser el mejor barómetro para probar la solidez financiera de algunas compañías de seguros con concentraciones de riesgo inmobiliario en el Caribe, según se deprende de un análisis elaborado por A.M. Best. Particularmente, para aquellas compañías que ya han sido impactadas negativamente por el huracán Irma y el huracán Matthew a finales de 2016.

 

  • Un nuevo informe titulado "El Huracán María podría poner a prueba la fortaleza financiera de las aseguradoras caribeñas y puertorriqueñas", afirma que muchas aseguradoras en el Caribe y Puerto Rico tendrán que probar su resistencia mientras se preparan para el segundo huracán que azotará la región en solo dos semanas. Los efectos de este huracán de categoría 5 podría ser devastador para las aseguradoras y reaseguradoras, ya que la vía que recorre el huracán María podría afectar a zonas con mayores valores asegurados y las áreas que ya han sufrido daños debido al huracán Irma podrían sufrir otros daños adicionales, lo que provocaría una serie de preocupaciones sobre qué evento fue responsable de los daños.

    Además, según la agencia, los límites del reaseguro después del huracán Irma necesitan ser reinstalados y aunque la mayoría de las compañías tienen cobertura automática de reinstalación para protegerse contra un segundo evento, no todas las compañías están preparadas para cubrir un tercero.

    “Muchos contratos de reaseguro de catástrofes también incluyen disposiciones relativas a la participación en los beneficios, en virtud de las cuales un porcentaje de los beneficios de suscripción se devuelve a la cedente. Varias compañías con exposiciones al huracán Irma ya han perdido millones de dólares en comisiones de ganancias debido al huracán Matthew del año pasado, y es probable que pierdan millones más como resultado de los huracanes de este año”, subraya A.M. Best.

    Por último, la agencia recuerda que la creciente frecuencia de huracanes severos en el Caribe podría resultar en mayores costos de reaseguro cuando los contratos sean negociados para el próximo año.

    A la espera de una posible presión en las calificaciones

    “Aunque el huracán Irma salvó a Puerto Rico de un golpe directo, el territorio de Estados Unidos se encuentra actualmente en la senda del huracán María. Los aseguradores de No Vida de la isla, al igual que sus homólogos caribeños, tienen en general retenciones modestas en relación al excedente. Además, la mayoría tienen una protección vertical significativa para un evento severo. Sin embargo, el huracán María no parece llevar el modelado de un evento típico y podría generar pérdidas de mayor tamaño”, añade A.M. Best.

    Desde el informe se pone de relieve que el huracán Irma no ha traspasado la mayoría de los límites netos de reaseguro de catástrofe de las compañías de seguros, por lo que la mayoría de las compañías de seguros que cubren Puerto Rico no se han enfrentado a cargos por primas de protección de restablecimiento y, a diferencia de sus contrapartes caribeñas, no han enfrentado desafíos significativos de infraestructura como resultado del huracán Irma.

    Desde la agencia se está monitoreando los efectos de estas tormentas en sus aseguradoras calificadas y advierte que “una continuación de esta extraordinaria actividad huracanada podría ejercer presión sobre las calificaciones crediticias”.