El grupo de los sietes líderes mundiales acordó el pasado lunes proveer de un seguro contra riesgo climáticos, así como el desarrollo de sistemas de alertas tempranas, para atender a 400 millones de personas que son vulnerables a sufrir riesgos derivados de las catástrofes naturales. Una propuesta que, sin embargo, no esboza un camino claro para aumentar la ayuda frente al cambio climático hasta 2020.

Según recoge ‘Reuters’, los expertos reunidos en la Climate Change Conference, en Bonn (Alemania) se han mostrado decepcionados ante unas “garantías vagas” propuestas por los líderes del G7 que aseguraron que trabajarían para movilizar 100.000 millones de dólares (8.860 millones de euros) al año para ayudar a las naciones más pobres a hacer frente a las condiciones económicas extremas y el desarrollo de sus economías, como prometieron en 2009 los gobiernos más ricos del mundo, aseveran.

En un comunicado emitido después de la cumbre, los líderes del G-7 se comprometieron a “continuar con los esfuerzos para proporcionar y movilizar una mayor financiación, de fuentes públicas y privadas, y para demostrar que estamos bien encaminados para cumplir con los 100.000 millones (88.600 millones de euros) en ayudas”.

“Estamos dispuestos – añade el comunicado- a participar activamente en las negociaciones de las disposiciones financieras de los resultados Paris”, refiriéndose a la conferencia de la ONU celebrada en diciembre, donde los gobiernos acordaron un nuevo acuerdo global para combatir el cambio climático.