El propósito de este artículo es admitir y a la vez recapacitar abiertamente en la potencial relación existente entre el fraude al seguro, el Lavado de Activos y la Financiación al Terrorismo (LA-FT), teniendo en consideración los incalculables costes sociales y económicos, sumados a la insuficiente capacidad real de reacción del asegurador para combatir el delito en estos escenarios.