Las tendencias en los ámbitos económico, demográfico y geopolítico, así como los rápidos avances tecnológicos, están transformando los riesgos tradicionales para las empresas globales, incrementando la importancia y complejidad de las amenazas ya conocidas, según revela la ‘Encuesta Global de Gestión de Riesgos 2017’ de AON.