Las pérdidas económicas totales provocadas por catástrofes naturales y desastres por la acción del hombre alcanzaron en el primer semestre del año la cifra de 44.000 millones de dólares (33.350 millones de euros), por debajo de los 59.000 millones (44.720 millones de euros) contabilizados en la primera mitad de 2013, según estimaciones dadas a conocer ayer por SWISS RE.
Del total, algo menos de la mitad -21.000 millones / 15.920 millones de euros-  fueron cubiertos por la industria aseguradora, que asumió así un coste un 16% inferior al del primer semestre de 2013 y menor también -en un 22%- al promedio de pérdidas de los 10 años anteriores, que fue de 27.000 millones (20.465 millones de euros).

De la cifra total de pérdidas aseguradas, 19.000 millones (14.400 millones de euros) correspondieron a daños por eventos catastróficos naturales (un 9,5% menos que el año anterior y un 17,4% menos que la media de la última década). Los desastres por responsabilidad del hombre provocaron un coste adicional de 2.000 millones (1.515 millones de euros).

EVENTOS CON MÁS PÉRDIDAS

Entre los siniestros más costosos para la industria, destaca la serie de fuertes tormentas a mediados de mayo con grandes piedras de granizo que afectaron a diversas partes de Estados Unidos durante un período de cinco días, generando pérdidas aseguradas de 2.600 millones (1.970 millones de euros). Además, el adverso clima primaveral desencadenó tormentas eléctricas y tornados, algunos de los que causaron los siniestros asegurados de más de 1.000 millones (757 millones de euros).

En el lado de Europa Occidental, la región sufrió por un segundo año consecutivo de actividad intensa de tormentaS en junio, que trajo granizo y fuertes vientos, causando daños a las propiedades y vehículos en Francia, Alemania y Bélgica, con pérdidas aseguradas totales de 2.500 millones (1.900 millones de euros).

Igualmente, cabe citar las inundaciones en Serbia, Bosnia, Croacia y otros países de Europa Oriental que resultaron en pérdidas económicas totales 4.500 millones (3.410 millones de euros). Sin embargo, tal y como apunta la reaseguradora, la baja penetración de los seguros en estas zonas hizo que las pérdidas aseguradas asociadas hayan sido moderadas.