Encuesta de Willis Towers Watson

Las empresas latinoamericanas verán crecer los costes brutos de la cobertura médica que ofrecen a sus empleados un 10,8% este año y un 10,6% en 2019, según las estimaciones que recoge el ‘Estudio Global Medical Trends 2019’ de Willis Towers Watson.

  • A nivel mundial el incremento de este beneficio será del 7,1% en 2018 y del 7,6% el año que viene. Las principales causas de la subida son el incremento del coste derivado de la tecnología médica y el uso excesivo de prescripción en los servicios, de acuerdo con el estudio. De hecho, se señala que en los próximos cinco años los costes de farmacia se pueden convertir en uno de los más elevados.

    Destaca en la región la subida que se pronostica para Argentina –de hecho es la mayor de todo el ranking–, con una tasa del 24,6% este año y del 23,5% para el que viene, aunque la tendencia es positiva si se compara con el 30% registrado en 2017; le siguen Brasil (15 y 15,3% en 2018 y 2019, respectivamente) y Ecuador (15% este año y 12% el que viene).

    “Sabemos que las aseguradoras y las organizaciones están trabajando para desarrollar programas que reduzcan los costes médicos y mejoren la salud de los empleados, que según nuestra experiencia debe dirigirse sobre todo hacia la telemedicina, los servicios de segunda opinión médica y otros programas de diseño innovadores que puedan ayudar a controlar los costes satisfaciendo las necesidades de los empleados”, apunta Ana Matarranz, directora general de Willis Towers Watson Iberia.

    Otras conclusiones

    - Principales enfermedades: las tres enfermedades que causan el mayor número de reclamaciones son las músculo-esqueléticas (66%), las que afectan al sistema cardiovascular (54%) y el cáncer (43%), situación que no se espera que cambie en los próximos cinco años.

    - Métodos de gestión más importantes: cerca de dos tercios (64%) utilizan redes contratadas, mientras que el 60% requiere una aprobación previa para los servicios de hospitalización programada para ayudar a gestionar el coste. Seis de cada diez (64%) ponen límites a ciertos servicios médicos para ayudar al control de costes.