La cifra de pérdidas aseguradas por grandes catástrofes en 2016 se estima en 39.500 millones de dólares, el dato más registrado en el mercado desde los 60.000 millones de 2012, según pone de manifiesto en un informe de WILLIS RE. Este aumento está en contraste con la tendencia de reducción del coste siniestral observadas entre 2011 y 2015 cuando las pérdidas cayeron significativamente desde 120.000 millones a 23.000 millones de dólares.