catástrofe tormenta costaEstimaciones del Swiss Re Institute

Las pérdidas económicas causadas a nivel mundial por catástrofes naturales y desastres relacionados con la acción del hombre se situaron, en la primera mitad del año, en 36.000 millones de dólares (31.480 millones de euros), según las estimaciones preliminares del Swiss Re Institute.

  • Esta cifra no solo es un 44% inferior a la del primer semestre de 2017 sino que además está muy por debajo de la media de los últimos diez años, que se sitúa en 125.000 millones (109.300 millones de euros).

    De la misma manera evoluciona el coste en pérdidas aseguradas, que se estima en 20.000 millones (17.490 millones de euros) para la primera mitad del año, es decir, un 33% menos que los seis primeros meses de 2017 y un 43% por debajo de la media de la década en este periodo. De la cifra total de siniestralidad del sector, 18.000 millones (15.740 millones de euros) correspondieron a catástrofes naturales, un 38% menos que un año antes, mientras que los otros 2.000 millones (1.750 millones de euros) se debieron a daños relacionados con desastres provocados por el hombre, disminuyendo este importe en un 58% respecto a junio de 2017.

    El análisis realizado por la reaseguradora pone de manifiesto que casi el 56% de todas las pérdidas económicas mundiales en esta primera mitad del año estaban aseguradas, ya que la mayoría de los eventos ocurrieron en áreas con alta penetración de seguros. La dureza del invierno en Europa y Estados Unidos estuvo detrás de los siniestros con más coste para el sector en esta primera mitad del ejercicio.

    Es posible que se registren mayores pérdidas en 2018

    Pese a que los eventos más catastróficos han estado relacionados con el frío, ya en el primer semestre varias partes del mundo se han visto afectadas por olas de calor y condiciones meteorológicas secas severas, lo que ha desencadenado importantes brotes de incendios forestales en California y Grecia y ha causado una sequía generalizada en toda Europa y el sur de Australia.

    Martin Bertogg, jefe de Riesgos Catastróficos de SWISS RE, afirma: "Esperamos ver condiciones meteorológicas más extremas, como olas de calor intensas y períodos de sequía como los que hemos visto en las últimas semanas. Esto bien podría convertirse en la nueva normalidad. Según los modelos científicos del clima, la temperatura y la humedad atmosférica aumentarán en muchas partes del mundo y al mismo tiempo se volverán más volátiles”. A lo que agrega: “Experimentaremos patrones de lluvia más variables y sequías severas y, en consecuencia, incendios forestales violentos. La aceleración de la urbanización y la expansión de las viviendas en las zonas forestales naturales exacerbarán considerablemente el potencial de pérdidas. La sociedad tendrá que adaptarse y prepararse para estos sucesos crecientes”.