Uno de los desafíos más relevantes al que se enfrentan las aseguradoras es el nuevo contexto digital, que requiere de las entidades cambiar la forma de trabajar y gestionar talento.