El crecimiento del capital global dedicado al reaseguro continúa creciendo y alcanza los 450.000 millones de dólares, según un informe de WILLIS. Esta cifra representa un incremento del 5% en 2014, incluyendo capital de fuentes no tradicionales. El estudio señala que el aumento continuado del capital del reaseguro agrava el desafío de la sobreoferta, ejerciendo presión para todo el año sobre las ya débiles condiciones de las calificaciones.

El aumento de la oferta de capital se ve acompañado, además, por un tercer año consecutivo de relativas bajas pérdidas aseguradas por catástrofes, que se redujeron aproximadamente un 25% en 2014 en relación al anterior, hasta aproximadamente 35.000 millones.

Estas presiones sobre el mercado se ponen de manifiesto en la disminución de la rentabilidad subyacente sobre recursos propios (ROE). Aunque las compañías presentan un ROE medio del 11,5%, “aparentemente saludable”, según WILLIS RE, los cálculos de su informe apuntan a que este ratio disminuiría a apenas el 5,9% en base a un año de catástrofes más típicas y excluyendo la liberación de reservas del año anterior.

Las estrategias de gestión de capital de activos para hacer frente a este exceso de capital se reflejan en políticas de recompra de acciones. En total, las reaseguradoras analizadas en el informe que cotizan en bolsa destinaron 7.300 millones a recompras de títulos propios y 2.400 millones a dividendos especiales a los accionistas.