De acuerdo a los datos dados a conocer por el grupo el pasado viernes, y que ha difundido Europa Press, AON ha cerrado el primer semestre con un retroceso tanto en sus beneficios netos (cayeron un 19,6%, hasta 506 millones de dólares/461 millones de euros) como en sus ingresos (retrocedieron un 3,6%, hasta 5.652 millones de dólares/5.148 millones de euros). Ambos parámetros se vieron influenciados por el segundo trimestre, en el que el bróker registró una disminución de hasta el 41,4% en su beneficio neto (178 millones de dólares/162 millones de euros) y de un 3,9% en su facturación (2.805 millones de dólares/2.555 millones de euros).
El presidente y consejero delegado de AON, Greg Case, explica en el comunicado difundido que las cuentas se han visto afectadas por el impacto negativo del 7% debido al cambio de moneda, parcialmente compensado por el crecimiento orgánico de los ingresos del 2% y un aumento del 1% en las comisiones y cargos relacionados con adquisiciones, neto de desinversiones. Resalta asimismo el crecimiento del 11% del beneficio por acción, después de excluir el impacto del cambio de divisas, “debido al crecimiento orgánico de los ingresos en Risk Solutions y Recursos Humanos, la mejora del margen operativo de nuestras inversiones y una gestión eficaz del capital, que nos ha permitido recomprar 300 millones de dólares de acciones ordinarias en el trimestre”. Con esta situación, anticipa, “esperamos un sólido desempeño en cada uno de nuestros cuatro indicadores financieros para el segundo semestre del año, incluyendo un crecimiento significativo del flujo de caja disponible, que nos permitirá continuar firmes en nuestros objetivos para 2017”.