El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha publicado el informe titulado ‘Mejores pensiones, mejores trabajos. Hacia la cobertura universal en América Latina’. El libro documenta las políticas que podrían llevar a un mejor funcionamiento los mercados laborales para proporcionar “mejores pensiones” a todos los adultos mayores, no solo a unos pocos.
América Latina y el Caribe (ALC) han reducido su desigualdad y su pobreza, y se enfrentan a las próximas décadas con mayor optimismo que en el pasado. Conforme la región crece, aparecen nuevos problemas a los que se tienen que enfrentar los responsables de conducir la política económica. Cómo proporcionar pensiones adecuadas para los adultos mayores es uno de esos problemas. Hoy en día solo 40 de cada 100 adultos mayores tienen una pensión contributiva (en el sentido de haber contribuido para ella a través de un impuesto a la nómina), y el 20% disfruta de una pensión no contributiva (o, más correctamente, de una pensión a la que contribuyeron todos a través de impuestos generales, ya que no hay tal cosa como un beneficio no contributivo), apunta el informe.

Según los autores, la cobertura universal debería ser un principio básico de los sistemas de pensiones, pero otro principio igualmente básico debe ser lograr la universalidad con políticas y programas que alineen los incentivos de empresas y trabajadores en la dirección de la formalidad y la productividad. Y un tercer principio básico es que los sistemas de pensiones sean fiscalmente sostenibles. No cualquier combinación de programas y políticas es deseable, ni tampoco es deseable avanzar en una dirección y retroceder en otras. Necesitamos mejores pensiones y mejores trabajos, simultáneamente. Este libro ayudará a lograrlo.

A grandes rasgos, el libro indica que Bolivia cubre un 97% de su población, por encima de países como Argentina, Brasil o Chile, todos con un Producto Interno Bruto (PIB) muy superior. De esta forma, se refleja que Bolivia aporta el 1% de su PIB a la cobertura provisional. Lo siguen Brasil y Chile con el 0,9%. Colombia se ubica en el puesto 13, por debajo de Perú, Ecuador, Venezuela, entre otros. Si se lo compara con la cobertura promedio de América Latina, que se sitúa en un 62,5% y que tiene a Bolivia como uno de los polos más firmes a la hora de proteger a sus ciudadanos de tercera edad.