El Sistema Asegurador de Nicaragua obtuvo en los diez primeros meses del año un beneficio operativo neto de 11,5 millones de dólares después del I. R., lo que supone un aumento interanual del 39%. Este resultado se logró tras el incremento del 11,4% en las primas totales y del 16,5% en las primas retenidas.
Así lo indica Enrique López Peña en su informe sobre el Desempeño Asegurador de Nicaragua, del período 1 de enero al 31 de octubre 2013, elaborado sobre la base de estadísticas publicadas por la Superintendencia de Bancos (SIBOIF).

Según explica el experto, este beneficio fue generado principalmente por el área financiera, la cual obtuvo una ganancia de 9,1 millones (+8.6%), mientras que el área técnica, por su parte, presentó una utilidad de 3,86 millones, suma un 208% superior frente al valor registrado en igual período un año atrás.

Finalmente, el informe detalla que el aumento en el resultado del área técnica está relacionado directamente con el alto incremento en las primas retenidas, del 16,5%, “lo que permitió solventar los egresos de: variación de reservas, siniestros de retención y gastos operacionales netos”, rubros éstos últimos que obtuvieron una dinámica inferior a las primas retenidas, lo que hizo  que “descendiera ligeramente el índice de siniestralidad y gastos netos, frente al período de enero a octubre de 2012”.