El ratio de siniestralidad del sector asegurador se situó en los seis primeros meses en el 96,16% del negocio directo y aceptado (en el 100,61% respecto al negocio retenido), lo que supone un aumento de 13 puntos en comparación al 83,03% registrado en la primera mitad de 2014. Esto lleva, según reflejan las estadísticas de ICEA, a que al cierre del primer semestre del año la cuenta técnica presente un resultado del 8,55% de las primas imputadas de negocio retenido, frente al 9,69% de un año antes.

De la misma manera, la cuenta no técnica a finales de junio queda en el 7,69% de las primas imputadas de negocio retenido, en comparación al 9,32% de un año antes.

En términos absolutos, y con un volumen de primas imputadas de 24.290,5 millones a 30 de junio pasado, la cuenta no técnica se traduce en un beneficio del sector de 1.866,8 millones, un 20,6% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Peores resultados en Vida

En Vida, el resultado de la cuenta técnica fue del 0,49% de las provisiones (negocio retenido) frente al 0,65% de junio de 2014 (en relación al negocio directo y aceptado, el resultado en Vida queda en el 0,61% de las provisiones, por el 0,72% de un año antes). Mientras, el nivel de rentabilidad para el total de No Vida fue del 9,45% frente a una cuenta técnica del 10,63%. La siniestralidad en No Vida empeora en algo más de un punto, hasta el 68,5% del negocio directo.

Cuenta No Vida