ALLIANZ logró en el primer trimestre del año un beneficio neto atribuido de 1.800 millones de euros, cifra un 15,3% inferior a la del mismo periodo del año anterior debido a la ausencia de ingresos extraordinarios que había tenido en el mismo periodo del año anterior por la venta de participaciones financieras.

Según el avance provisional de resultados adelantado ayer, el beneficio operativo se incrementó un 9,4%, hasta 2.900 millones, con unos ingresos totales que subieron entre enero y marzo un 2,5 %, hasta 36.200 millones de euros.

“El resultado del primer trimestre es un buen comienzo de 2017 y nuestra cuenta de resultados es fuerte”, indica en un comunicado el presidente del grupo, Oliver Bäte. Pese a la volatilidad en los mercados y los bajos tipos de interés, confirma las perspectivas: “Esperamos un beneficio operativo para todo el año de entre 10.300 y 11.300 millones de euros”.

Nuevo Consejo de Supervisión

Por otra parte, la Junta General de Accionistas de ALLIANZ ha elegido un nuevo Consejo de Supervisión, con Michael Diekmann, CEO del grupo hasta hace dos años, como presidente del mismo, en sustitución de Helmut Perlet. Además, Sophie Boissard, presidenta del Consejo de Administración de la francesa Korian, y Herbert Hainer, antiguo CEO de Adidas, han sido nombrados como nuevos miembros del Consejo de Supervisión, para que el ya fueron elegido Christine Bosse, Friedrich Eichiner y Jim Hagemann Snabe.