ALLIANZ obtuvo en los tres primeros meses del año un beneficio neto atribuible de 1.820 millones de euros, lo que supone un incremento del 11% sobre las ganancias del mismo periodo del ejercicio anterior, según datos preliminares adelantados ayer por el grupo. La cifra de negocio habría crecido también un 11%, hasta 37.800 millones.
Por su parte, el beneficio operativo en el trimestre aumentó un 4,8%, hasta 2.860 millones. “Los resultados de nuestro primer trimestre han supuesto un buen comienzo de 2015 y seguimos confiando en lograr nuestro objetivo de beneficio operativo para el conjunto del año de 10.400 millones de euros, con un margen de error de 400 millones de euros”, destaca el consejero delegado de ALLIANZ, Michael Diekmann.

La aseguradora tiene previsto presentar oficialmente sus cuentas del primer trimestre el próximo 12 de mayo.