El Hotel Hesperia de Madrid acogió ayer una jornada sobre el nuevo sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, organizada por INESE. El encuentro se inició con la presentación y apertura a cargo de su directora, Susana Pérez, que hizo mención a las ponencias que se iban a impartir y a la situación actual del Proyecto de Ley, que se está tramitando en el Congreso de los Diputados.

Miquel Martin, catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Gerona y presidente de la Comisión de Expertos para la reforma del baremo, quien habló sobre los principios generales del sistema propuesto. Hizo un repaso de la tramitación que ha seguido la Comisión de Expertos para la elaboración de la propuesta que se presentó a la DGSFP y de los principios generales del baremo, como la reparación íntegra, la vertebración del daño corporal o la colaboración entre aseguradoras y lesionados.

A continuación, David Iglesia, director de Asesoría Jurídica de REALE SEGUROS, se refirió a las indemnizaciones derivadas del fallecimiento en el nuevo baremo. Explicó con profundidad las tablas que resarcen el daño moral por fallecimiento y la que lo hace por perjuicio patrimonial, deteniéndose en los problemas que se pueden plantear en la práctica. Completó su exposición con un análisis de ocho casos prácticos en los que se dan distintas situaciones respecto a las indemnizaciones por fallecimiento.

Posteriormente, Cándido Hernández, responsable de Personales y Reaseguro de PELAYO, disertó sobre las lesiones temporales y los siniestros de bajo impacto. Se refirió a los daños morales y patrimoniales producidos por las lesiones temporales, haciendo una comparativa entre el sistema actual y el recogido en el Proyecto de Ley. Profundizó en las indemnizaciones por traumatismos menores de la columna vertebral, detallando la regulación propuesta y finalizó su intervención exponiendo distintos casos prácticos sobre lesiones temporales.

El daño moral producido por las secuelas

La jornada de tarde se inició con un análisis del daño moral producido por las secuelas, a cargo de Mariano Medina, abogado y miembro de la Comisión de Expertos de la reforma del baremo. Hizo un repaso a las tablas 2.A y 2.B, que resarcen el daño moral, tanto en su perjuicio básico como en el perjuicio personal particular, deteniéndose en explicar los distintos grados de la pérdida de calidad de vida. Destacó como novedad relevante que el sistema vertebra adecuadamente los daños resarcibles, distinguiendo claramente los daños morales de los patrimoniales.

José Pérez Tirado, abogado de Asociaciones de Víctimas de Accidentes de Tráfico y miembro de la Comisión de Expertos para la reforma del baremo, disertó sobre el daño patrimonial de las secuelas. Expuso ejemplos prácticos, tanto del daño emergente como del lucro cesante producido por las secuelas, haciendo alusión a las necesidades asistenciales de los lesionados más graves.

La jornada resultó de interés para las participantes, porque en las distintas intervenciones se analizaron casos prácticos, que fueron objeto de debate por los asistentes, poniéndose de manifiesto la problemática que se plantea en la resolución de los mismos.