A.M. Best cree que las entidades aseguradoras están particularmente expuestas a la responsabilidad cibernética, dada la naturaleza de su negocio, y como resultado de ello, la agencia considera que la gestión eficaz de los riesgos en esta área requiere “un enfoque holístico, donde la tecnología, las personas y los procesos de la empresa trabajen diligentemente y al unísono para minimizar los riesgos”.