“Las recientes tendencias de crecimiento económico en la región apuntan hacia una desaceleración económica en la mayoría de los países. Consideramos que esto se reflejará en un menor crecimiento en la suscripción de primas y que podría tener un efecto negativo sobre los ingresos”, evalúa José Perez, Standard & Poor’s Ratings Services América Latina en una entrevista publicada en el último número de Abril de ‘Actualidad Aseguradora América Latina’.
No obstante, añade “nuestra expectativa es que las tasas de interés vayan en aumento en la segunda mitad del año, Lo cual podría contribuir a mitigar en cierta medida la caída en la suscripción de primas. En general, a pesar de un panorama económico con menor crecimiento, consideramos que la mayoría de las calificaciones en América Latina se mantendrán estables, dados los adecuados fundamentales de las aseguradoras que calificamos”.

Para el directivo, el sector asegurador se enfrenta a varios retos importantes. “La mayoría de los países en la región muestra una baja penetración de seguros. Entre las principales características que contribuyen a esta situación se encuentran el bajo nivel de ingresos de los hogares, la débil cultura en materia de seguros, en algunos países la ausencia de leyes que promuevan el buen uso de los mismos (por ejemplo, la ausencia del seguro de automóviles obligatorio), un alto nivel de informalidad, la baja penetración bancaria, entre otras”.

“En nuestra opinión, -asevera- una mayor penetración del seguro debe acompañarse de un conjunto de medidas que fomenten la formalidad, mejoren los ingresos de las familias, disminuyan la desigualdad social, mejoren el ejercicio de la ley y fomenten una mayor penetración bancaria. En conjunto, todo ello derivaría en una mayor penetración del seguro y una mejor cultura financiera en general”.

Los cambios regulatorios fortalecen la supervisión peor pueden incrementar el coste de las aseguradoras

Sobre los cambios regulatorios y normativos que vive la región, José Perez ha destacado que “en general consideramos que los cambios regulatorios en la región han contribuido a fortalecer la supervisión del sector, dado que buscan mejorar el gobierno corporativo, impulsar la calidad del capital, e incrementar los niveles solvencia de las aseguradoras. Pero también es cierto que estas medidas pueden incrementar el costo regulatorio para las aseguradoras y, en este sentido, dependiendo de la severidad e implementación de las mismas, podríamos ver consolidación del sector en algunos países de la región. Desde un punto de vista crediticio, consideramos que para las calificaciones de las aseguradoras es positivo que fortalezcan su gobierno corporativo y sus niveles de solvencia.

“En nuestra opinión si la regulación está orientada a fortalecer la estabilidad en la industria y asegurar que los participantes cuenten con controles, solvencia y una gestión de riesgos adecuadas para operar, lo consideramos como positivo. Por el contrario, si la regulación está orientada a proteger los intereses de algunos participantes y esto da por resultado la presencia de monopolios y distorsiones en el mercado, entonces consideramos que es negativa para la industria. La tendencia en América Latina, en general, es hacia una apertura de los mercados y no hacia medidas más restrictivas. No obstante, dicha apertura debe considerar la adecuada operación y solvencia de los participantes”.

Consulte la entrevista completa en el último número de Actualidad Aseguradora América Latina