El ataque de ransomware de WannaCry, que supuestamente ha infectado a cientos de miles de ordenadores a nivel mundial, está provocando reclamaciones sobre ciberpólizas en todo el mundo, pero no se espera que cause una pérdida importante en el mercado.